Dos apuntes al Fedón

octubre 9, 2009

Rumiando el artículo anterior, dejo de pasada dos cosas. Quizás sea peor ponerlas por escrito por eso de que, de esta forma, en cierto modo, se olvidan, y con ello, quizás se interrumpa la digestión. Leer el resto de esta entrada »

El Fedón: la realidad de lo dominante

octubre 7, 2009

La pregunta por el motivo que nos lleva a juntarnos puede desplazarse a otra, ¿qué ocurre cuando nos juntamos?. Aquí quizás sea inetivable aludir a la aparición de un orden. Cuando nos juntamos la coordinación o descordinación es el resultado de ordenes que logran extenderse al grupo o que por lo contrario, no logran hacerlo. Desde esta perspectiva, cabe preguntarse por lo que ocurre en el diálogo platónico dle Fedón. ¿Qué ocurre la última tarde de la vida de Sócrates? Leer el resto de esta entrada »

El marco

octubre 2, 2009

http://www.ucm.es/info/especulo/numero40/medmarco.html
-La Rubia Prado, Francisco (2004): “Meditación del marco: el diálogo de Ortega y Gasset con la modernidad y la posmodernidad”, Revista de Estudios Orteguianos, 8-9
-Simmel sobre el marco: “Le cadre. Un essai esthétique”, que se publicó originalmente en Der Tag, nº 541, 18 de noviembre de 1902

http://www.ortegaygasset.edu/contenidos.asp?id_d=403
-Francisco La Rubia Prado. Meditación del marco: el diálogo de Ortega con la modernidad y la posmodernidad. Revista de Estudios Orteguianos. Número 8-9. Mayo 2004
-Derrida en “Parergon” (La vérité en peinture, 1978).

Museums don´t go through

septiembre 6, 2009

Entre el mundo y uno no hay nada, uno puede acercarse todo lo que quiera o puede mantener cierta distancia. El primer de los casos es el del sultán que fascinado por una bailarina la obligaba a quitarse una y otra prenda hasta desnudarla. La búsqueda del objeto va más allá de cualquier límite. Podemos así distinguir dos tipos de placeres, el que tiene que ver con detenerse ante un límite y aquel que los traspasar todos. El primero es el placer de not knowing where to stop. El sultán de nuestra historia pertenece a este grupo y como cabe de esperar, ni siquiera el desnudo de la bailarina es motivo para detenerse; tras quitarse la última prenda el sultán ordena a sus soldados despellejar a la bailarina para buscar su objeto de deseo más allá de la piel. Desde luego, el sultán no había leido la Crítica del Juicio de Kant; si así hubiera sido, quizás habría buscado su objeto no tanto en el exterior, esto es, en el propio objeto exterior, valga la redundancia, sino en su interior. La segunda clase de placer tiene que ver con un límite más o menos arbitrario. La pasión por el límite, passion for containment, supone asumir algún punto en el que pararse ante el mundo. Ambos caminos son fuente de placer y no cabe aquí elegir uno u otro. Es oportuno, sin embargo, referir este problema a la pregunta por qué es un museo. Leer el resto de esta entrada »

La retórica de la pulsión

septiembre 5, 2009

Un primer acercamiento a la noción de pulsión puede hacerse, y este ha sido mi caso, desde disciplinas como el psicoanálisis cuyas raices pueden buscarse en la Voluntad de Schopenhauer. En tal caso se reserva en el sujeto un espacio desconocido al cual la conciencia no puede acceder; es el inconsciente y de él nada podemos comprender. Los mecanismos de la conciencia simplemente no funcionan en este ámbito. Los impulsos son entonces las fuerzas incognoscibles que laten en este miasma.

Este tipo de análisis explica por ejemplo lo que le pasa a alguien con quien nos cruzamos por la calle. Su mirada se cruza con nosotros y nos observa. Esta mirada sexual está motivada por fuerzas inconscientes que llamamos pulsiones. Como una parte del habla es consciente, cuando alguien nos mira de esta forma podemos decir que no tiene habla, o que tiene un habla inconsciente. Freud dice que la pulsión es muda. Desde el inconsciente uno no se puede entender fácilmente con quien está consciente. Si ese con el que nos hemos cruzado hablase, hablaría más bien como Nacho Vidal en una de sus películas. No es que no tenga habla, sino que su habla es algo particular y, sobre todo, incompatible con determinadas lógicas conscientes. Quizás hablar asi sea como contar chistes en un funeral. Leer el resto de esta entrada »

Arte como literatura

septiembre 5, 2009

Tom Wolfe: “Palabra pintada”

Oscar Wilde: “El crítico como artista”

Susan Sontag: “Contra la interpretación”
Pone en cuestión la capacidad de la crítica para llegar a la comprensión de la obra. En lugar de hermeneútica necesitamos una erótica del arte. Leer el resto de esta entrada »

Asco en el arte

septiembre 4, 2009

Freud: “Sobre la psicología de lo siniestro”

Baudelaire: “Lo cómico y lo grotesco”

Mario Praz: “The romantic agony”

Mauro Whitney: “Arte abyecto: repulsión y deseon en el arte americano”

Koermer: “THe Abject of art history”

Aurel Kolnai: “der ekel” (filosofía y psicoanalisis)

J.Clair: “De immondo”

H. Foster: “El retorno de lo real”

Exposiciones: Sensation (1997), Apocalipsis (2000)

La dificil entrega de un reportero.

agosto 27, 2009

Esto hay que ponerlo a la cola para ser analizado. ¿Cual es aquí el orden del discurso? ¿Cómo habla el reportero y por qué saludan a la cámara los otros? Pero sobre todo, ¿de dónde el ánimo de destruir el discurso del reportero?, ¿por qué resulta tan molesto o tan sugerente para cortarlo? Por último, hay que prestar atención a la presentadora que en ningún momento deja de estar presente para nosotros y que nunca es vista por los que rodean al reportedo. A lo mejor la ira del público, su exaltación, viene de estar libre de la voz de esa presentadora que controla, a la que se entrega, el reportero.

El almacén, el escaparate, la tienda y el muestrario (además de: el cajero, la barra y la caja)

agosto 27, 2009

Ahí está otro juego de categorías que puede dar mucho juego.

El impulso y el egoista

agosto 25, 2009

Se puede decir, como Nietzsche en El nacimiento de la tragedia, que el impulso tiene una naturaleza no lingüística, algo así como una fuerza que te atraviesa y que uno no puede controlar. Entonces podemos identificarlo con un hacer inetivable del que uno no es consciente. Pero hay otra aproximación, consiste en decir que es el ánimo de hacer las cosas sin el consenso del otro, es decir, a la manera de un tirano o un niño pequeño. El impulsivo es el que no tolera ni cuenta con el otro. No se trata entonces de ninguna fuerza inconsciente que atraviese a uno sino de un momento en el cual uno quiere hacer las cosas a su manera, como le viene en gana, sin importarle ni considerar al otro. Leer el resto de esta entrada »

Nietzsche: el hombre conceptual

agosto 25, 2009

Con el concepto se deja de sentir pero se gana en control, no sólo de uno mismo sino también de los otros. Se produce un vacío de sentimientos, por ejemplo, de los impulsos que te llevan a correr de un lado para otro con prisas.

La cortina en la pintura

agosto 25, 2009

Ingre,_Grande_Odalisque
Manet,_Edouard_-_Olympia,_1863
Con la misma forma que la ironía vela el objeto, la cortina lo oculta y lo sugiere. La cortina es al arte lo que ciertas figuras retóricas son a la literetura. Estas figuras, tanto en un campo como en otro dan forma a nuestro deseo. Cuando el objeto es ocultado a la vez que sigue siendo sugerido, eso se llama deseo. Lo saben perféctamente los diseñadores, que de esta manera, vuelven a ser literatos. El mérito de la escritura y de estas otras disciplinas es haber extroyectado la forma del deseo y haberla agrupado en figuras retóricas. Lo mismo podemos decir de la cortina: es una estructura de nuestro deseo. Quines la pintan probablemente supieran del mecanismo: se oculta y se sugiere al mismo tiempo.

El precio del arte

agosto 25, 2009

United_States_one_dollar_bill,_obverse
Es habitual una queja que desprecia el arte por el excesivo precio que alcanza en el mercado. Pareciera como si existiese un dinero distinto de la pintura y cuadros que pudieran ser valorados al márgen del dinero (solo en los límites de su propio marco y nada más).

El billete es una representación, una pintura, un cuadro sin marco donde el valor y la representación aparecen unidos. QUizás, después de todo, sea posible pensar ambas cosas como una sola: dinero y arte. Sería interesante enmarcar un billete y colgarlo en la pared del museo: dos mecanismos de producción de valor, por un lado el museo, por otro el mercado. ¿QUé ocurriría? Quizás se abriede un agujero negro en la tierra que terminase arrastrando el mundo entero o quizás comenzase a salir dinero de la pared como si de una máquina tragaperras se tratase. Por lo menos crearía un poco de desconcierto y rivalidad entre los colegas del museo y los colegas de la bolsa, aunque, una vez más, quizás unos y otros sean los mismos, exáctamente igual que en el billete se funde arte y mercado.

El cuadro, el poster, la imitación, el certificado y la foto

agosto 25, 2009

– ¿Existe alguna diferencia entre estas categorías?

– ¿Cómo funciona el marco en cada una de ellas?

agosto 25, 2009

VP1-portada-escaneada

Retórica y deseo

agosto 24, 2009

Sí hablas con ironía tú objeto de deseo toma cierta forma (puede ser, por ejemplo, cierto deprecio); sí eres cómico, puede que pierda intensidad; xa el serio quizás la desesperación crezca en su interior hasta obligarle a cierto estoicismo. La clave es que el lenguaje determina el objeto, el deseo. De ahí se puede ir hasta otro lugar: el deseo tiene estructura lingüística. Y esto, ¿no es lo mismo que decir que el inconsciente está estructurado como un lenguaje?

Mitologías

agosto 24, 2009

– El tubo de escape y los bajos de los coches.
– Las marcas y los tatuajes inscribiendose sobre la superficie

Poussin: el marco del relato

agosto 24, 2009

Nicolas_Poussin_078

Esto está aún pendiente de un texto, pero apunta a la función del marco no sólo en la pintura sino también furera de ella. Leer el resto de esta entrada »

El género

agosto 23, 2009

He escuchado a muchas personas quejarse del machismo porque este lenguaje las borra (por ejemplo: el orgasmo femenino no existe) y las desprecia. Pero el ataque nunca se dirige al tipo de lenguaje empleado sino a los actos machistas que hay detrás. Puede que exista la violencia de género, pero alguien hay otra molestia que no se dirige a estos actos sino al propio lenguaje de los machistas. El problema puede analizarse en términos literarios: ¿qué tipo de expresiones construyen esta visión machista del mundo?. Entonces descubrimos un tipo particular de retórica, en cierta manera, estamos analizando estas expresiones como si fueran una obra escrita. ¿Qué estilo literario tiene entonces el machista? De aquí podemos lanzarnos a decir que el género es una cuestión de estilo (de género literario, de retórica) y podemos incluso dejar la idea pendiente de ser extendida a muchos otros lugares. Leer el resto de esta entrada »

Eric and Heather ChanSchatz

agosto 16, 2009

chan_schatz_mp Leer el resto de esta entrada »

Alegoría, símbolo y metáfora

agosto 16, 2009

Yeats
Estudios sobre el simbolismo
Editorial Langre, Bilingüe
In his 1901 essay “Magic”, Yeats writes, “I cannot now think symbols less than the greatest of all powers whether they are used consciously by the masters of magic, or half unconsciously by their successors, the poet, the musician and the artist”
más aquí

ALEGORIA: TEORIA DE UN MODO SIMBOLICO
de FLETCHER, ANGUS Leer el resto de esta entrada »

La mentira

agosto 16, 2009

Oscar Wilde – La decadencia de la mentira
Editorial Langre, bilingüe

Shakespeare – Antonio y Cleopatra

Diderot, La paradoja del comediante
Editorial Langre, bilingüe

Cy Twombly

agosto 16, 2009

TWOMBLY2008TheRoseII

Leer el resto de esta entrada »

Uno mismo y el relato

agosto 9, 2009

¿Que devuelve a uno a sí mismo (sea esto lo que sea)? Sin duda ponerse a hablar. Prueba lo siguiente con tu interlocutor: -Háblame de, digamos, Madrid, durante 5 minutos. Dime lo que quieras, yo te escucho.

En este gesto tan simple que hace a uno reconocerse con sus palabras está uno mismo. Por supuesto la música y otras cosas no hacen sino desmontar el resultado de esta práctica. Siempre, claro, se puede elegir.

El fútbol y el deseo del otro

agosto 9, 2009

Al terreno de juego se llega con ideas de todo lo que uno hacer, de todo lo que uno sabe y de lo que espera del contrario. A la manera del falsacionismo, podemos decir que uno entra en el campo con una teoría con el reto de someterla a prueba. Sus prejuicios serán adecuados si sirven para el partido. Este procedimiento se parece bastante a los coches de choque, pues uno podría estar probando y probando sin llegar a nada antes de que se acabase el partido. Esto puede ocurrir a menudo. ¿Hay alguna sistema eficaz para construir modelos de juego que puedan adaptarse más rápidamente al partido? Leer el resto de esta entrada »

El fútbol, la belleza y las palabras

agosto 9, 2009

En el campo hay dos formas para legitimar lo que uno hace. La primera tiene que ver con gestos que, como el aplauso al final de un concierto, devuelven al participante al grupo; éste se había embarcado en, digamos, una jugada individual en la que no contaba con el resto del equipo, y si la acción termina en gol, se produce automáticamente un consenso que legitima las jugadas del chupón. Este tipo de legitimación supone que la jugada no es del todo aceptable en el campo, pero al alcanzar un fin que beneficia al equipo, éste hace el esfuerzo de tolerarla. En definitiva, se trata de jugadores cuyo comportamiento individual no es del considerado con el resto del equipo, pero cuyas acciones son legitimadas al alcanzar el beneficio para la comunidad; algo así como un déspota ilustrado. Puede detestarse al individuo, pero cabe poca protesta si uno es beneficiado por sus acciones. Leer el resto de esta entrada »

Ontología de los agujeros

agosto 4, 2009

Una bibliografía muy interesante:
http://plato.stanford.edu/entries/holes/#Bib

Nietzsche: ¿Es lo dionisiaco una ilusión apolinea?

julio 21, 2009

EL problema general al que apunta la pregunta es la existencia de cosas/impulsos anteriores al lenguaje. Es decir, ¿qué viene antes, las palabras o las cosas? EN el nacimiento de la trajedia, Nietzsche trata de evocar mediante el lenguaje la ilusión de algo anterior a él. Aunque puede pensarse que no consigue salir nunca de la carcel de las palabras, es posible reconocer un uso particular del lenguaje que este escrito muestra y un área de la experiencia que reconoce.

El problema en esta explicación reside en la cuestión de cómo dar cuenta de un uso privado del lenguaje (uno consigo mismo) desde un uso público del lenguaje, pues aquí se trata de comunicar lo que uno comparte consigo mismo, que es, de propio, incomunicable. Leer el resto de esta entrada »

Nietzsche 2/3

julio 15, 2009

Por un lado está esa trampa del lenguaje: todas las sugerencias que Nietzsche hace a la música y la tragedia, así como la salida que en estas experiencias acontecen, ocurren dentro del lenguaje. Sin embargo, cuando uno se pone a bailar, ocurren dos cosas:
– Se rompe con la manera particular de crear significado. No se significa de manera social, esto es intersubjetiva, sino que el propio cuerpo se vuelve significativo. La música anima al cuerpo a significar dentro del habla entre personas. Las palabras emergen diréctamente sin necesidad de un otro.
-la otra cosa no la recuerdo

This is not a painting EL CUADRO Y EL CUERPO DEL EMPERADOR

julio 14, 2009

El restaurador habla de los pigmientos de la pintura, la composición, los niveles superpuestos, las partes que faltan, etc.
El historiador reconoce reyes, infantes, etc.
El artista trazos
El vendedor modas y dinero.
Pero, ¿dónde está el cuadro? Nadie consigue verlo, exáctamente como las ropas del emperador, y quizás sea algo que no exista más allá de nuestro deseo de verlo. Todos estos especialistas actúan muy kantinanamente reconociendo en el cuadro lo que priviamente ya sabían. No dicen, sin embargo, nada del cuadro.
Como Ortega, cabría decir, el cuadro es el cuadro y sus circunstancias. Pues bien, ya he conocido sus circunstancias, pero, sigo sin saber nada del cuadro. Conozco a los reyes que aparecen, se identificar el vermellón y el efecto sublime que causa, he sabido su precio y la fecha en que fue pintado, pero todo eso era un saber anterior al cuadro. No he descubierto aún nada del cuadro. QUizás el cuadro no sea más que un suporte para la imaginación, Exáctamente igual que el cuerpo del emperador.

El cuadro: las palabras o las cosas

julio 13, 2009

Una y otra vez se repiten las explicaciones y con ello surgen de manera repentina flores, personajes, animales, paisajes, horizontes, deseos. Las palabras hacen aparecer cosas en el lienzo; entonces es dificil saber si la cosa estaba o no allí antes de mencionarla. Quizás la cosa no sea más que el efecto de una palabra, una ilusión que con la que es posible vivir una vez que tenemos la palabra. Pero entonces, ¿está hecho el mundo entero de la misma materia que las ilusiones del cuadro? ¿es el mundo una ilusión? ¿cómo es posible vivir entre las cosas (no chocar contra ellas) si nuestro habitat son las palabras? Parecería como si uno pudiese chocar contra una de esas cosas si antes no la hubiera mencionado. ¿Cómo no lastimarse contra un saliente cortante para el cual no tuvieramos aún palabra alguna?

Por amor al arte

julio 10, 2009

Uno, después de una conversación con su amado puede preguntarse si aquél era auténtico, si, quizás, después de hablar con nosotros, no mantenía una pose totalmente distinta con el resto de amigos, si, quizás, su virilidad, o su delicadeza, no las mantiene después de que nuestra conversación haya terminado. ¿Es él realmente tal como yo le imagino? Los ojos del enamorado deforman la realidad, ¿merece la pena tratar de volver a ella? Leer el resto de esta entrada »

Michael Jackson

junio 27, 2009

El aprecio por la brillantez, por la entrega, etc., sólo aparce cuando uno está a salvo de no ser absorvido por el otro por semejantes declaraciones. Es decir, si alguien llega a tu casa alabándote de semejante manera es posible que se esté entregando a tu voluntad. Cualquier persona cauta no dedicará tales alagos a un vivo, o a cualquiera con un mínimo de vitalidad. Los muertos, sin embargo, como los que lloran (y en general, los que están demasiado débiles para atacar), son una oportunidad perfecta para reconocer la virtud. Toda la vida cultivándose y buscando ideales, pero que peligroso es reconocerlo. SIn duda, la confesión no es una estrategia saludable.

la estupidez es una cicatriz

junio 24, 2009

Adorno y Horkheimer

en cuanto se tiene un martillo, todos los problemas empiezan a parcerse a clavos

junio 24, 2009

en Robert Kagan, Poder y debilidad

quienes pretenden no pasar por tontos se equivocan

junio 24, 2009

Lacan

El consumo construcción de simbolismos

junio 21, 2009

Lo que busca el consumo es satisfacer el ánimo de construirse simbolicamente. No se trata de satisfacer una necesidad o un deseo sino de terminar de construir la parte que me corresponde del mundo. COmprando realizo operaciones simbólicas (los símbolos no se adquieren) que hacen significativo mi espacio vital. Se trata de tapar mi mundo con signos de forma que todo tenga significado. Cada producto da significado a una parte de mi.

El máximo de significación se alcanza en la conversación. El consume es un intento de repetir la significación posible en la palabra que a menudo no se puede alcanzar.

Una idea es lo que hace que, a las seis de la mañana, los cuerpos viajen quietos y callados en el metro

junio 21, 2009

Por qué no se puede explicar el lenguaje

junio 15, 2009

El lenguaje privado es siempre representativo, mientras que en el diálogo hay una pugna entre voluntades

La voluntad nunca puede ser representada. El lenguaje privado no puede comprender nunca la pugna ni puede preveerse a sí mismo cuando está en ella. El lenguaje (privado) no puede comprender su propia voluntad.

La confesión, la frustración, los niños y Papá.

junio 14, 2009

Mi primer trabajo en filosofía fue acerca de la confesión: cuando uno se queda frustrado, confiesa. Por ejemplo: no me he atrevido a saltar desde aquel peñon. Lo que me interesaba era la frustración ante cosas desmesuradas que exigían bastante autocontrol El peñon a una altura considerable imponía un vértigo que había que dominar. lo mismo pasa con las chicas, es necesaria una suerte de control. Leer el resto de esta entrada »

Mi idea sobre el lenguaje

junio 14, 2009

Creo que hablar sirve para una cosa distinta que mostrar cosas. El problema es entonces que para contarte qué opino del lenguaje voy a tratar de mostrarlo: ¿no acabo de decir que mostrar es lo que no creo que hace el lenguaje? Ahí está uno de sus paradojas: el lenguaje es capaz de sugerir cosas que no deja del todo ver o que, incluso, oculta. Pero sigo para no enredarme. Leer el resto de esta entrada »

Hablar en un polvo

junio 12, 2009

Dos personas follando usan el lenguaje con una soltura increible. Las palabras son reacciones a lo que atraviesa el cuerpo. Así, se convierten casi en onomatopellas. Lo que resulta dificil de hablar con dos que acaban de follar es que su interpretación del mundo es dificilmente superable. Juegan con una soltura al hablar que es como un futbolista en su día de gloria. Suelto rápido y libre. Contra eso no hay nada que hacer. El lenguaje común se muestra tosco, bruto y poco sutil, incapaz de manejar los sentimientos y los recovecos de placer con la misma soltura. Por eso a los que follan se les increpa: ante todo se trata de no permitirles hablar. Si son escuchados mostrarían lo ridículo que tiene el uso de la palabra, el corsé en el que nos metemos… y en el que permanecemos. Como insiste Nietzsche, la música y la juerga son salidas a estos esquemas rígidos. Por supuesto hay muchas salidas. Lo importante es señalar que hay salidas. No todo es lenguaje. Dos amantes dan una pista de que hay algo ahí fuera, y que cuando estamos dentro de las palabras, cabe soñar con un afuera. Eso aunque las propias palabras sugieran ese afuera al mismo tiempo que lo tapan. Es la trampa en la que se vive cuando se habla.

Sin política

junio 12, 2009

Nos podemos imaginar la educación autoritaria de un niño. En relación al lenguaje no hay otra cosa que obedecer que la palabra del padre, más exáctamente el sentido que éste les da. Esto puede ser autoritario, y no político en un sentido no dictatorial (es decir, plural) si sólo hay una interpretación a las palabras y esa es la dada por el padre.

El jóven puede aprender así que las palabras tienen la interpretación que les da el poderoso. El problema a este poder surge cuando uno sigue la interpretación oficial pero no cree en ella. You can hit me all you want, but i don´t love you any more… dice Luo Reed; el rebelde puede seguir la interpretación pero creer secretamente en otras. Que haya una interpretación única es tarea del padre, creer en ella es el camino del infante, albergar otras es la tarea del adulto.

El texto y los regates

junio 11, 2009

Hay un síntoma en la lectura que consiste en la incapacidad de colocar un límite. Por ejemplo: leo algo sobre Kant, pero podría leer esto otro y aquello. Lo que leo podría ser complementado por tal montaña de textos que parece imposible asumir la finitud. Uno queda perdido en una sola linea porque no puede abarcarlas todas. En el fútbol ocurre algo parecido: uno baja la cabeza y de la misma forma que uno se pierde en una linea, el otro se pierde en un regate infinito; las piernas de los rivales no dejan de aparecer y es imposible ver más allá de esta sucesión de entradas. Leer el resto de esta entrada »

Fútbol: partido definitivo

mayo 22, 2009

Como muchas cosas en la vida, en el fútbol no hay un partido definitivo. La virtud se va curtiendo con el tiempo. Es una cuestión de toda la vida. No hay un último partido como no hay una última lección. Es una sesión continua.

Futbol: amigo del balón

mayo 22, 2009

Hay una tranquilidad en el fútbol en la que uno descubre que juega con un balón. Ese objeto tiene un tamaño, un punto de equilibrio, unas zonas donde puede ser pegado, otras más suaves, un peso, etc. Son todas cualidades del balón que uno descubre cuando se para a contemplar. El fútbol no sólo es correr, hay que tener el ánimo de un espectador de museo… a la vez que se está corriendo por todo el campo. No es nada fácil. Lo mejor de todo es que ese ánimo, esa intimidad con el balón se puede llevar al resto de la vida. Entonces uno descubre al otro de la misma manera que descubre al balón. El fútbol es una introducción a la contemplación.

El instante eterno del buen fútbol

mayo 11, 2009

Lo fundamental de crear el mundo a partir de una idea, es que uno vive en soledad con su plan. Esta soledad se diferencia de quien busca el aprecio de los demás en que mientras el aplauso es un descanso de la ardua tarea de buscar reconocimiento, la idea no da tregua alguna; es infinita. Buscar realizar la idea, o tratar de hacer el juego que a uno le gusta, es una tarea solitaria e interminable. No está el descanso del aplauso de los otros, ni la celebración. Es la obra laboriosa del obrero que nunca termina. Bepo, el barrendero de la historia interminable tiene calles enteras que barrer, pero se ciñe a lo que tiene a sus pies y se entrega continuamente con dedicación. Entregarse a la idea es vivir el instante como si fuera una eternidad. Quien persigue su juego no tiene descanso, no existe esa celebración que nos saca del tiempo como si entraramos en un tiempo sagrado. Para el buen jugador, la vida consiste en vivirla de tal forma que estuviera dispuesto a vivirla de la misma forma durante toda la eternidad. El problema de esta dedicación estética es que no hay descanso. Uno se entrega a su obra como si lo que fuera a repetirlo una y otra vez durante toda la eternidad. es el eterno retorno del buen juego. No hay descanso para el buen jugador.

Fútbol: entre el juego y el aplauso

mayo 11, 2009

Para jugar bien al fútbol hay que prescindir de toda demanda. Esta es mi tesis: o uno busca reconocimiento en el campo o busca imponer su juego. El que hace esto último debe afrontar el hecho de que quizás sus ideas no despierten el aplauso de los otros; quizás haga un juego que no sea el más apreciado, pero será el que uno considere mejor. El que gobierna no puede depender del amor de sus súbditos, del reconocimiento de los otros jugadores. Maquiavelo nos lo recuerda: es más importante inspirar temor que amor; en lo primero uno depende de sí mismo, en lo segundo uno está a merced del ánimo de los otros. El fútbol es lo mismo: si uno quiere gobernar en el campo debe hacerlo imponiendo su ley en el campo. El buen juego es una ley que impone respeto. Y es esta la forma de ganarse al equipo y no el aplauso. Quien impone esta ley, generalmente no es reconocido. A quien juega bien se le admira pero nunca se le recuerda: es una obviedad que supone una falta de respeto; es redundante repetir lo evidente. Leer el resto de esta entrada »

The road not taken – Robert Frost

mayo 10, 2009

Two roads diverged in a yellow wood,
And sorry I could not travel both
And be one traveler, long I stood
And looked down one as far as I could
To where it bent in the undergrowth;

Then took the other, as just as fair,
And having perhaps the better claim,
Because it was grassy and wanted wear;
Though as for that the passing there
Had worn them really about the same,

And both that morning equally lay
In leaves no step had trodden black.
Oh, I kept the first for another day!
Yet knowing how way leads on to way,
I doubted if I should ever come back.

I shall be telling this with a sigh
Somewhere ages and ages hence:
Two roads diverged in a wood, and I—
I took the one less traveled by,
And that has made all the difference.

Más aquí (traducido)

El fútbol, la cabeza fría y la técnica.

mayo 9, 2009

Discutiendo sobre la tranquilidad del buen jugador de fútbol, Tomás Pollán me señaló que se debía al dominio técnico. En tal caso, quién tiene técnica para cubrir la pelota e impedir que se la robe el contrario, puede estar más tranquilo en el campo. Yo no estoy de acuerdo, y sigo manteniendo que la tranquilidad del buen jugador de fútbol no sólo viene de su dominio técnico sino de una forma de contemplar el mundo que tiene que ver con la manera en que el espectador ve la obra de arte. SIguiendo a Schopenhauer, yo interpreto que el buen jugador es capaz de ver en el campo las jugadas y que esta visión le permite abstraerse en la tranquilidad. No se trata de un dominio técnico sino de la capacidad de estar abstraido en esquemas de juego. Leer el resto de esta entrada »

El fútbol y las palabras

mayo 3, 2009

Para el que no se haya dado cuenta aún, en el fútbol gritan los malos; los buenos están demasiado ocupados pensando en la próxima jugada. Como en la música, la esencia del juego, no puede ponerse en palabras. Leer el resto de esta entrada »

Disculpen la idea!

mayo 3, 2009

Antes de hacer algo con el balón en un partido de fútbol, hay que tener una idea de lo que se quiere hacer. La idea es anterior a la jugada y el mundo se transforma de acuerdo a esa intención contenida en la idea. Es un esquema en el que eliges entre una de las posibles jugadas. La sabes antes de que ocurra y cuando haces la idea se realiza en el mundo. Durante mucho tiempo, antes del típico saludo -¿qué tal?-, siempre sentí una culpa que no comprendía. A la luz del fútbol es facilmente explicable. Leer el resto de esta entrada »

Cuando me desperté, las palabras todavía seguían allí

abril 27, 2009

Birlanga decía, el problema al despertarse no es qué hice anoche, sino, qué estoy haciendo ahora. Y es así, efectívamente. Despertarse es entrar en las palabras, mientras que uno cuando duerme o cuando sale de fiesta está entregado a una creación del mundo impulsiva o está excitado por la música. Por la mañana, sin embargo, uno tiene que entrar en la palabra. La sensación es parecida a esas rampas planas que hay en los aeropuertos que desplazan a uno más rápido por los pasillos, cuando llega al final tiene que volver a ese paso tan lento de las piernas.

pulsión, palabra y afterhours

abril 27, 2009

Siempre me refiero al hombre que vive la pulsión como aquel con una mirada perdida que se cruza con la nuestra en mitad de una discoteca sin que medie palabra alguna. Pues bien, nunca he entendido muy bien por qué esa mirada en la discoteca. Leer el resto de esta entrada »

El futbol, las ideas y el esclavo

abril 25, 2009

Nunca he sabido dar toquecitos con la pelota. Ahora sé como se hace. Uno tiene que tener una idea y con ella somete al balón. Se le hace hacer exáctamente lo que antes en tu idea ocurría. Haces al mundo representar los esquemas mentales que tienes. Hay una culpa en todo esto. Sin embargo, esto no es posible siempre. Para poder imponer una idea al mundo, no se puede ser un esclavo. El amo y el esclavo. No he leido a Hegel, pero seguro que se dio cuenta: El esclavo no puede hacer el mundo a semejanza de una idea. El amo arrebata al esclavo la capacidad de imponer ideas. El esclavo es justamente eso, al que le son impuestas las ideas sin el tener derecho a hacerlo. El jugador de futbol no puede ser un esclavo: tiene que dominar a la pelota. Y cuando uno no puede dominar el mundo según ideas, entonces actua pulsionalmente. La pulsión es la única forma de estar en el mundo para el esclavo.

quiero poder (dicho con palabras)

abril 23, 2009

Me pregunta un amigo, -¿tienes algún problema con ponerle nombre a las cosas?-. Me quedo un poco asombrado porque es cierto que hay a ciertas cosas a las que me cuesta un poco ponerles nombres; deseos, anhelos y cosas así. Con lo demás no tengo demasiado problema. Eso es, tengo problema con poner nombres a lo que quiero, pero, ¿no es eso confesar? Leer el resto de esta entrada »

La retórica y la iniciación política

abril 22, 2009

En la conversación, utilizar la retórica pasa por aprender a pedir las cosas. Cuando se es un niño, se aprenden las fórmulas simples que consisten en decir -yo quiero eso-. Son confesiones y mandatos tiránicos que no pueden ser rebatidos y que solo admiten ser o no ser satisfechos. El adulto, sin embargo, debe aprender fórmulas en las que el otro pueda participar, de manera que el resultado dependa de una negociación. El aprendizaje de la retórica permite la salida de la tiranía por inclusión en un orden político.

Eyes Wide Shut o la decadencia del lenguaje representativo

abril 22, 2009

Ya lo he dicho, el lenguaje que intenta representar las cosas es una forma aburrida de hablar. Puede ser interesante en tanto que, por ejemplo, signifique que estás robando palabras a alguien que se deja robar. Una chica, por ejemplo, que sabe que no debería estar hablando y sin embargo, se permite la discreta travesura de escuchar de quien no debiera las palabras que dice. Pero en este caso, lo que se dice no importa por las cosas a las que refiere sino por el simple hecho de escuchar (daría lo mismo que estuviese recitando la Constitución). Los estados de cosas son lo más aburrido que hay (a no ser que te interesen esas cosas, en cuyo caso no atiendes al interlocutor sino a lo que cuenta), y así, cuando alguien pregunta, “¿Somos amigos o somos algo más?”, puedes irte preparando para el final. Leer el resto de esta entrada »

Las prisas II

abril 20, 2009

Al reconocer que hay otros tan deseosos de ser impulsivos, uno pierde el ánimo de cumplir con su pulsión. Es suficiente con dejarles a ellos realizarla. Basta con que se exprese en alguien, da lo mismo quien sea.

Las prisas del desconfiado

abril 20, 2009

Uno puede pasarse toda la vida corriendo con prisas de aquí para allá. Nada más desafiante contra esto que aquel que dice, no tengo tiempo para prisas. Hay algo que se estrecha peligrosamente cuando uno tiene prisas y que sin embargo le permite conseguir lo que desea. Dejan de importar las cosas de los demás, uno puede no solo no atender sino más aún, despreciar las cosas de los demás para subordinar el mundo a los deseos de uno. En las prisas no hay nada más importante que lo que uno quiere. Leer el resto de esta entrada »

Sobre la afección y su ocultamiento

abril 20, 2009

Ya ha dejado de sorprenderme lo capaz que soy de ocultar lo que me afecta, y no sólo me refiero a lo molesto sino lo que me agrada. Hace tiempo leí de pasada algo sobre los neuróticos que decía que prefieren gozar poco antes que gozar. Pués bien, hay una técnica muy interesante para evitar ser afectado por algo, o para ser más exacto, ser seducido por algo, se trata de la representación de estados de cosas, o, en otras palabras, de referir a las cosas. Una estrategia tan simple como esto, es decir, el simple nombrar, es capaz de librar a uno (a un precio) de lo que le afecta. Leer el resto de esta entrada »

Significado y amor

abril 20, 2009

Uno cuando cree que está enamorado de otro o cuando alguien está enamorado de uno, ocurre algo con los significados: el enamorado acepta todo el sistema de referencias de su amante. Así, aceptaría llamar víctimas colaterales a los asesinados si así lo viera el amante, o aceptaría que la relación que el amante tiene con una tercera persona no es una relación amorosa si el amante se lo dice así. En el amor se acepta incondicionalmente el sistema de significación del otro. Leer el resto de esta entrada »

El reto de la palabra

abril 19, 2009

Como dice E. Lynch en su ensayo, Dioniso dormido sobre un tigre, el reto de la palabra es la persuasión; pero no sólo para convencer al otro, sino también para aceptar las palabras del otro. Conocer, en relación a la palabra se convierte en un juego de persuasiones y dominios, y ya se sabe, lo que opera respecto a la seducción: entregarse es malo pero resistirse es peor. Si aceptamos la palabra como lugar común estos juegos de persuasión se convierten en la norma de la conducta. Las salidas de la conversación no valen; una retirada no es una victoria a tiempo sino un retroceso. Aquí si hay progreso y es el de jugar a las palabras; consiste en aceptar seguir lo que lo que estas nos mandan. Leer el resto de esta entrada »

De la pulsión a la intersubjetividad: el problema de la belleza en el fútbol

abril 19, 2009

El problema más importante del fútbol es la cuestión de cómo construir un equipo, es decir, cómo hacer que sus jugadores prefieran pasarse la pelota antes que jugarla solos. Leer el resto de esta entrada »

Mujer y trascendencia

abril 18, 2009

Si uno opta por el modelo musical del lenguaje que deja algo pulsional fuera del lenguaje, entonces, quizás haya que preocuparse más por la pulsión que por las palabras Leer el resto de esta entrada »

Confesión y estados de cosas

abril 18, 2009

Me llega un mensaje en medio de la noche justo después de dejar un bar de camino ya hacia mi casa: -Sólo saber… somos solamente amigos?-. Esperaba poder contestar con alguna evasión, pero después opté por utilizar el lenguaje para decir lo que éramos. El problema es que decir lo que se es obliga a obviar que efectivamente es algo que se dice. Esto es, cuando ella y yo hablamos lo hacemos dentro de un esquema más o menos seductor, tratando de distraer al otro. Así hay giros y giros, metáforas, susticiones, giros temporales, etc. Todo introduce una pizca de malentendidos, de confusión, y así pasan los días. Leer el resto de esta entrada »

¿Hay catarsis en la conferencia?

abril 18, 2009

La conferencia puede verse como un dispositivo parecido al teatro donde al conferenciante inviste con el poder de decir palabras que los oyentes no podrán negarse a escuchar. Leer el resto de esta entrada »

La conferencia y la representación

abril 18, 2009

A menudo los conferenciantes hablan de cosas, informan sobre el estado de las cosas. Parece que sus palabras son como un mapa del tiempo informando sobre el clima de las distintas regiones. Pero incluso el mapa del tiempo es acompañado por alguien que nos lo cuenta en los propios informativos. Los que se atienden más que al estado de las cosas se olvidan de que están contando. Son personas que se han olvidado de que hablan. Leer el resto de esta entrada »

La conferencia y la comunidad

abril 18, 2009

Hay conferenciantes más compulsivos y hay otros que parecen siempre mucho más conscientes de lo que dicen, como si siempre estuvieran guardándose algo para ellos. Conozco a algunos que siguen la primera estrategia: son los que se entusiasman y empiezan a hilar ideas una detrás de otras, un auténtico chupón del fútbol subido a la mesa de conferencias. Es la inspiración, son tocados y arrebatados comienzan una sucesión de figuras, de relaciones que termina por arrebatar al espectador. Esto sólo es agradable cuando hay talento, entonces, lo más agradable es dejarles hablar. Leer el resto de esta entrada »

La redención de la pulsión

abril 18, 2009

Vuelvo de un partido de fútbol que me he pasado pensando por qué demonios la gente no para de disculparse de cada jugada que hace, -perdona, es que tal- , -perdona, es que cual-. Todo disculpas. Esto se puede entender si fueran errores, es decir, si uno quisiese hacer un pase complicado y el contrario le robara la pelota. Entonces, es más facil que alguien te diga, -perdona, es que quería hacer un pase algo complicado y me lo ha leido el otro-. Pero no se pide perdón por haber hecho algo mal, por un error, sino precisamente por lo contrario: se pide perdón por hacer lo que se ha hecho. Detrás de cada acción hay un perdón. ¿Cómo puede ser que nuestros futbolistas necesiten una redención por cada acción que toman? El juego de hombre es el juego más culpable de todos. ¿Cuál es la culpa en el terreno de juego? Leer el resto de esta entrada »

El luchador: el goce de cumplir con el deseo del otro.

abril 12, 2009

Hay un luchador que pasa de la vida en el mundo porque le hace daño y sin embargo encuentra las peleas en el ring mucho más vivificantes. No sólo el dolor de los golpes no le baja los humos, sino que más aún, le hacen adicto. Los golpes suaves que se barren el mundo contidiano se convierten para el en reveses que no puede aguantar. Leer el resto de esta entrada »

Obama modelo de Zara

abril 5, 2009

La figura que vemos estática en un lugar cualquiera no desea y por eso no le atribuimos maldad alguna. Andando por las calles uno se cruza con carteles publicitarios y en algunos, los de Zara por ejemplo, los modelos son modelos de belleza, pero ¿por qué? Porque no desean. Están quietos mirando, pero esa mirada no remite a algo que esté detrás, a algún deseo que esa figura pudiera tener. La mirada a menudo remite a algo que hay detrás, a intenciones y anhelos de quien mira. ¿Qué hay detrás de estás figuras? Es dificil aceptarlo, pero no hay nada. Lo peor de todo es que son bellas por esa ausencia de deseo. Leer el resto de esta entrada »

La inteligencia del cuerpo helado

marzo 1, 2009

En Klossowski, Nietzsche y el circulo vicioso, hay una propuesta interesante: devolver al cuerpo su inteligencia. La cuestión consiste en recuperar la vivencia de ciertos impulsos. Pero con ello no pretendernos convertirnos en el bobo que sigue ciegamente su pulsión sexual y se queda en medio de la fiesta mirando callado (tímido dirán unos, pero Freud nos avisa, más bien es un salido: la pulsicón es muda) a la persona que ha provocado su excitación. Se trata de acceder a la pulsión sin perder la lucidez. Salir de la conciencia pero sin convertirse en un bobo Leer el resto de esta entrada »

Schopenhauer, give me a break!

febrero 28, 2009

En su libro, El mundo como voluntad y representación, Schopenhauer nos presenta la vida como una interminable persecución del deseo. No hay descanso: como burros perseguimos una zanahoria que nunca alcanzamos. Se suceden los objetos que queremos, pero el querer no acaba nunca. Schopenhauer nos remite a un momento en la que, sin embargo, encontramos un descanso: la experiencia estética. Cuando por ejemplo estamos viendo un cuadro, hay una tregua. Sea lo que sea lo que pasa por la cabeza, hay un descanso, un kit-kat. Leer el resto de esta entrada »

Bibliografía

febrero 20, 2009

Un archivo .pdf con recomendaciones bibliográficas recogidas durante la carrera de filosofía.

Nietzsche 2/3

febrero 20, 2009

La segunda entrega de la serie, Nietzsche y el más allá, explora la posibilidad de trascender el modelo apolineo-dionisiaco, presentado en El nacimiento de la tragedia, desde dos perspectivas distintas. El análisis presenta dos perspectivas que tratan de avanzar más allá de los límites del lenguaje, por un lado desde el signo y el lenguaje y por otro desde el cuerpo y la conciencia.
Leer el resto de esta entrada »

Nietzsche 1/3

febrero 20, 2009

El primero de tres textos escritos con la premisa de ser personales. Nietzsche: El nacimiento de la tragedia y el olvido de sí. Comienza motivado por una experiencia incómoda a la que sigue un remedio. El desagrado es el que puede encontrar el alumno al someterse a la voluntad de los profesores en las aulas de enseñanza. Puede preguntarse uno entonces, ¿por qué me sientan tan mal las clases de la universidad?. Pero es posible descubrir otra experiencia que calma este malestar. Se trata de cierto conocimiento que tiene la forma de palabras. Es decir, ciertos recuerdos que al ser hechos presentes tranquilizan y calman los ánimos. La segunda pregunta es entonces, ¿cómo es posible esta calma según las palabras?
Leer el resto de esta entrada »

Nietzsche como concepto

febrero 20, 2009

Una lectura de nietzsche sólo puede ser la primera.esa incomprensión,esa falta de sentido es la lectura aconceptual de nietzsche.después uno puede leer a nietzsche sin resfriappd:lo ha convertido en concepto lo ha memorizadm y ahora lo recuerda.lo ve venir y uno sabe ponerse a cubierto.después de la primera lectura uno está dispuesto a quitar intensidad a nietzsche.lo le de memoria.lo sepulta bajo el esquema de un concepto de forma que pueda vivir con él.

En el principio, la confesión

febrero 19, 2009

El primer texto con ánimo de tratar cuestiones personales: La confesión como experiencia estética del fracaso. Espoleado por el ánimo de terminar con el vicio de la confesión me lancé a Foucualt (Historia de la sexualidad I), San Agustin (Confesiones) y María Zambrano (La confesión como género literario) para descubrir en qué consistía la práctica de la confesión (¿por qué confesamos? ¿qué nos pasa cuando confesamos?). El final es algo abrupto, pero es una buena introducción para todas las preocupaciones posteriores relacionadas con la filosofía del lenguaje en Nietzsche a raiz de la lectura de E. Lynch Dioniso dormido sobre un tigre. A partir de Nietzsche es posible una comprensión retórica del lenguaje. Foucualt retomará esta propuesta y analizando las formas jurídicas según estrategias retóricas del lenguaje, propone mecanismos de constitución del sujeto y de las prácticas del saber.
Leer el resto de esta entrada »

tartamudos

febrero 12, 2009

Los tartamudos hacen signos en los que no termina de emerger el sentido.son signos de la voluntad misma.
Y esos signos no son aún morales.no tienen mi sentido y por tanto tampoco son morales mientras no terminan de pronunciarse.sólo entonces emerge la moral y todo eso.
Por eso de pequeño sentía vergüenza al escuchar a los tartamudos.son inmorales.escapan a la ley de papá

las palabras y la espada

febrero 8, 2009

Las palabras son como una espada en el cuarto de estar. El filósofo
se regodea en la contemplación de esta herramiento, la cuida, la
admira, la odia, etc. Sin embargo, cuando sale al campo de batalla y
contempla el uso que dan a esa arma, la idea para la cual fue
concebida se espanta. El filósofo prentende separar la espada de la
batalla para la cual fue concebida. Toma el arma como algo
decorativo, util para el ensimismamiento. El desagrado que siente
cuando es obligado a salir de tal ensoñación para defender su propia
vida es el momento a partir del cual Nietzsche pretende desvelar el
proceso que llevó a la invención de la espada; no fue contemplación y
ensimismamiento sino odio, violencia y dolor.

el cuerpo divino

febrero 8, 2009

El sexo, practicado desde la pertenencia a una comunidad, tiene sus
reglas, sus tiempos, sus roles, etc. Parece que el arrebato, el aquí
te pillo aquí te mato, aunque es posible, no es la lógica habitual.
Hay un proceder para que los cuerpos puedan tratar entre sí. Hay unas
pautas para mantener a los cuerpos en su lugar, para que no se
extiendan al resto del tiempo. Los cuerpos deben permanecer en el
tiempo de los cuerpos. El día está organizado y al cuerpo se le
reserva unos instantes. Durante el resto del tiempo no se puede ser
cuerpo. Sacar al cuerpo de ese horario tiene el peligro de contaminar
todo lo demás. El cuerpo debe ser tratado como un sacrificio. Hay un
ritual: se sale, se bebe, se distorsiona el discurso, se permiten
excesos de dominio en estrategias de persuasión y entonces, ya se
deja al cuerpo aparecer. Como si fuera algo sagrado, el cuerpo sólo
puede ser tratado cuando se han instaurado las medidas preventivas
necesarias. Uno investido como sacerdote de su propio cuerpo, puede
ganar cierta distancia para tratar con él. Es necesario poder escapar
del cuerpo, poder poner fin a esa lógica del deseo. La tradición
colabora a fundar estos límites.

musica y palabra

febrero 8, 2009

en la música uno puede realmente conocer su fondo. puede identificar una u otra figura de su interior. Y puede hacerlo porque la música es incontestable. muestra el fondo como tal y a él no hay nada que replicar. no hay contestación porque la música no está orquestada como comunicación sino como conocimiento. Las palabras, en cambio, al usarlas, siempre cabe descubrir en ellas un interés. Es dificil hablar y desprenderse de la sensación de que uno está buscando algún tipo de reacción, de efecto, de fin. Cuando uno habla siempre las palabras son dichas en relación con un fin que nunca entra en las propias palabras; un fin externo a ellas. Las palabras están preparadas para la comunicación, esto es, para la dominación. Aunque uno escriba o hable solo, orquesta en el discurso intereses que no pueden ser dichos. La música, al no permitir una respuesta, al no estar preparada para la comunicación, sólo puede mostrar. 

vs palabras

febrero 7, 2009

otra estrategia para evitar los problemas de las palabras es dejar de
hablar. debería tener un efecto similar al dionisiaco. cesar en la
experiencia simbólica

Aranzueque,lenguaje nietzsche

febrero 5, 2009

El paso del signo musical al signo retórico implica dejar de valorar en uno mismo cualquier rastro de sujeto independiente de los ajustes sociales.no hay nada que buscar,ninguna infancia a la que retornar,nada a lo que esperar.persuade y se persuadido.no hay nada más.
No hay ningún sujeto,nada mío ni que deba ser mío o deba buscar.
Tampoco tiene sentido quejarse,pues no hay nada propio.todo está por decidir.

nada está escrito

estilo

enero 31, 2009

toda la discusión acerca del estilo se resume en conseguir el efecto
deseado sobre la mujer

enero 29, 2009

Mantener una conciencia es demasiado caro para mi

¿qué es follar?

enero 28, 2009

Si el lenguaje sigue el modelo que presenta Nietzsche en El nacimiento de la tragedia, es decir, si los conceptos no tienen ninguna referencia y de las pulsiones no hay noticia, ¿por qué me enfado cuando no consigo follar? Podemos preguntarnos, ¿qué es follar? Desde luego no podríamos vincularlo a ninguna pulsión ni a ningun desenfreno sexual. En una mera táctica de dominación, pero nada que ver con los impulsos. Probablemente nos diese una satisfacción similar otra táctica tan extrema de dominio. No tiene, sin embargo, nada que ver con el sexo. Es como ser jefe (o empleado) por un día, o algo así, pero nada de sexo ni pulsiones. El discurso acerca del sexo no revelaría nada

las palabras de Nietzsche desvaneciendo el amor

enero 24, 2009

"Es inútil -escribe- imaginar que uno se enamore por una
correspondencia espiritual o intelectual; el amor es el incendio de
dos almas empeñadas en crecer y manifestarse independienteemente. Es
como si algo explotara sin ruido en cada una de ellas. Deslumbrado e
inquieto, el amante examina su experiencia o la de su amada; la
gratitud de ésta, proyectándose erróneamente hacia un donante, crea
la ilusión de que está en comunión con el amante, pero es falso. El
objeto amado no es sino aquel que ha compartido simultáneamente una
experiencia, a la manera de Narciso; y el deseo de estar junto al
objeto amado no responde al anhelo de poseerlo, sino al de que dos
experiencias se comparen mutuamente, como imágenes en espejos
diferentes. Todo ello puede preceder a la primera mirada, al primer
beso o contacto; precede a la ambición, al orgullo y a la envidia;
precede a las primeras declaraciones que marcan el instante de la
crisis, porque a partir de allí el amor degenera en costumbre,
posesión, y regresa a la soledad</i> ¡Cuán característico como
descripción del don mágico, y qué falta de sentido del humor! ¡Y a la
vez tan cierto… tan de Justine!

FONDO DE SACO: La legitimación del discurso

enero 24, 2009
Hay ciertas experiencias que legitiman producir discurso. Uno cumple con los requisitos y puede hablar imponiendo sus palabras. Un caso fuerte es un gol en el futbol: marcan y puede gritar y apabullar al rival. El gol otorga libertad de producción y sumisión de los otros a esa linea legitimada. 
Lo mismo ocurre a la salida de un examen, a la salida de un partido de futbol. El resultado legitima para apabular con la alegría o para estar triste. 
Las mujeres también son un caso. Si un hombre sale y se liga a una chica, puede callar las voces de los otros. Está legitimado para imponer su discurso sobre los otros que no consiguieron la mujer. La idea es que se regula el dominio mediante prácticas previas al discurso.
Otro caso reciente es la jura de gobierno de Obama. Verter ese discurso sobre todas las orejas del mundo está legitimado por un proceso anterior. Hay prácticas que velan por el alcance del discurso. Sólo superando ciertos requisitos es aceptable someter al otro. Otro caso son los profesores. Su posición les legitima para que te taladren la cabeza (como una madre) sin posibilidad de contestación (como un padre). Pero no hay un sometimiento puro al discurso, un enfrentamiento solo en la palabra. Cuando esto ocurre, cuando uno habla sin estar avalado, reconocerá la cara de incomodidad en el interlocutor. Una mueca de dolor y desagrado lo toma. Ha sido tomado por sorpresa. Si no hay credencial, no hay derecho a hablar. Pero, estamos obligados a hablar. No debería ser un derecho a ganar el hablar, y sin embargo, lo es.
La conclusión es: el habla, el discurso está ferreamente controlado por diversas prácticas que establecen los límites de persuasión. No se puede persuadir en una clase, pero si por la noche. (aunque esto es relativo). La cuestión es: ¿nos atrevemos a enfrentarnos con el habla directamente? ¿qué pasa si prescindimos de la normalización del habla? Podemos acabar entonces en el diván para comprobarlo.

despertar III

enero 19, 2009

por supuesto, en el sueño, se está sólo. Pero al estar continuamente
satisfecho, esta soledad es llevadera. En cambio la soledad del
guerrero es otra. SObre todo cuando no tiene alguien con quien
pelear. Entonces, me parece que debe seguir un hábito casi monástico
de perfeccionamiento y preparación para la batalla.

despertar II

enero 19, 2009

el paso del sueño a la palabra es una renunciar a lo que uno quiere a
cambio de herir impunemente a los demás. En el sueño uno tiene lo que
quiere, pero al despertar, uno no consigue lo que quiere. Lo que gana
a cambio, es la posibilidad de herir a los otros simbólicamente.
Se pasa de tener todo lo que uno quiere a no tenerlo pero poder
luchar para conseguirlo. ¿por qué despertar? La cuestión importante
es no sentirse ni miserable por no tener lo que uno quiere, ni
culpable por herir a los demás.

despertar

enero 19, 2009

paso de soñar, que es conocer y estar en contacto con la voluntad, a
hablar, que es dominar. Al perder todo contenido, el signo
lingüístico se convierte en un surco que inscribimos en el otro para
dominarle. Y eso me causa culpa. Para despertar hay que estar
preparado a dominar a diestro y siniestro. Eso es andar por la calle.
Y a mi me genera algo de culpa. Pero tampoco hay mucho que
lamentarse. Todos estamos en la palabra y no hay más alternativa. Así
pues, todos tenemos que dominarnos unos a otros. no hay más
alternativa. Y sin embargo, cuando estoy en la cama soñando, esto no
ocurre, esta obligación no existe. La salida del sueño es la salida
de cierto paraiso y la entrada en la guerra. Lo único es que hay que
aprender a disfrutar de la guerra.

la unidad de la imagen onírica

enero 18, 2009

El vigor del contenido del sueño, que se pierde en cuanto despertamos
y entramos en la palabra (esto sólo se puede entender al despertar de
un sueño) ser recupera, por ejemplo en el ejercicio físico. Pero
entonces es un vigor ciego, que no está dirigido hacia ninguna parte.
Mientras que en la imagen ese vigor tiene una unidad, cuando uno es
impulsivo o hace un gran esfuerzo físico, siente esa fuerza, pero
descontrolada, esto es, uno siente como es desbordado por ella. No la
puede sentir ya bajo ninguna forma.

el sueño y las palabras

enero 18, 2009

En el sueño uno piensa con imágenes. Algo así como una experiencia
inmediata de la voluntad; como en la música. Cuando uno se despierta,
tiene que abandonarlas. Se queda con una forma tenue de ellas, pero
sin su contenido. Se queda con algo así como la superficie de la
imagen. La palabra tiene una parte de la imagen, pero no capta la
sensación que esta produce.
Al entrar en la palabra, uno tiene que dejar algo de sí, tiene que
renunciar a cierta comprensión para quedarse en la superficie.
Y en esta extrañeza respecto de sí mismo, debe tratar con los demás.

amor y significado

enero 11, 2009

No se puede escribir de lo que se ama, porque en esos temas uno se
expone a la significación de las palabras que usa otro. Un objeto de
amor no es más que un compejo de significación, signos cuyas
referencias están determinadas de una manera específica. Uno vive con
un sistema propio más a o menos común con el de la gente del entorno,
pero cuando escribe de algo que ama, entonces adopta las referencias
del otro. Amar es aceptar la forma de significar del otro. Y cuando
uno acepta entrar en ese espacio distinto de uno mismo, está perdido:
se encuentra intentando usar herramientas que sirvieron para
construir, digamos un coche, para construir lo que uno pretende
construir, que puede ser, por ejemplo, un jardín. Y así intenta
cumplir su fin con herramientas que no están pensadas para ello.

excéntrico total

diciembre 22, 2008

entra un personaje corriendo en la escena. o bien huye o bien de otro
lugar, o bien llega con prisas, empujado por impulsos que no puede
contener. el resto que están en su sitio no acepta a alguien en esta
posición excéntrica. al final el personaje tiene que salir corriendo
a la búsqueda de un lugar donde vivir su excentricidad.

diciembre 16, 2008

“Allí estaba, delante y bajo sus ojos, sobre el suelo, al nivel de las pisadas humanas, esperando, por decirlo así, en los umbrales del imperio del polvo, a que le señalaran sitio para el descanso absoluto de lo inorgánico”

Benito Perez Galdós. La familia de León Roch

tragedia

diciembre 15, 2008

porque los celos y el despecho, cuando llegan a cierto grado, no se satisfacen con voces; necesitan acción. 


La familia de León Roch. B.P. Galdós.
La tragedia irrumpe más allá de la palabra.

La ducha – Charles Bukowski

diciembre 14, 2008

Nos gusta ducharnos después
(a mí me gusta el agua más caliente que a ella)
y su rostro siempre es suave y tranquilo
y ella me lava primero
me extiende el jabón por los huevos
los levanta
los aprieta,
luego me lava la polla:
“¡oye, esto sigue duro!”
luego me lava el vello de ahí abajo,
la tripa, la espalda, el cuello, las piernas,
yo sonrío, sonrío, sonrío,
y después la lavo yo a ella…
primero el coño,
me pongo detrás, mi polla en sus nalgas
suavemente enjabono los pelos del coño,
lavo ahí con un movimiento suave
tal vez me detenga más de lo necesario,
luego las piernas por detrás, el culo,
la espalda, el cuello, la hago girar, la beso,
enjabono los pechos, luego la tripa, el cuello,
las piernas por delante, los tobillos, los pies,
y luego el coño, una vez más, para que me dé suerte…

otro beso, y ella sale primero,
se seca, a veces canta mientras yo sigo allí
pongo el agua más caliente
disfrutando los buenos momentos del milagro amoroso
luego salgo…

normalmente es por la tarde y todo está tranquilo
ý mientras nos vestimos hablamos sobre qué otra cosa
podríamos hacer,
pero el estar juntos lo resuelve casi todo,
en realidad, lo resuelve todo
porque mientras esas cosas están resueltas
en la historia de un hombre y
una mujer, es diferente para cada uno
mejor y peor para cada uno…

para mí, es tan espléndido como para recordarlo
después de la marcha de los ejércitos
y de los caballos que pasan por las calles fuera
depués de los recuerdos del dolor y el fracaso
y la desdicha:

Linda, tú me has traído esto
cuando te lo lleves
hazlo lenta y suavemente
hazlo como si estuviera muriéndome en sueños
en lugar de en vida,
amén.