Sin política

Nos podemos imaginar la educación autoritaria de un niño. En relación al lenguaje no hay otra cosa que obedecer que la palabra del padre, más exáctamente el sentido que éste les da. Esto puede ser autoritario, y no político en un sentido no dictatorial (es decir, plural) si sólo hay una interpretación a las palabras y esa es la dada por el padre.

El jóven puede aprender así que las palabras tienen la interpretación que les da el poderoso. El problema a este poder surge cuando uno sigue la interpretación oficial pero no cree en ella. You can hit me all you want, but i don´t love you any more… dice Luo Reed; el rebelde puede seguir la interpretación pero creer secretamente en otras. Que haya una interpretación única es tarea del padre, creer en ella es el camino del infante, albergar otras es la tarea del adulto.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: