Archive for 31 enero 2009

estilo

enero 31, 2009

toda la discusión acerca del estilo se resume en conseguir el efecto
deseado sobre la mujer

Anuncios

enero 29, 2009

Mantener una conciencia es demasiado caro para mi

¿qué es follar?

enero 28, 2009

Si el lenguaje sigue el modelo que presenta Nietzsche en El nacimiento de la tragedia, es decir, si los conceptos no tienen ninguna referencia y de las pulsiones no hay noticia, ¿por qué me enfado cuando no consigo follar? Podemos preguntarnos, ¿qué es follar? Desde luego no podríamos vincularlo a ninguna pulsión ni a ningun desenfreno sexual. En una mera táctica de dominación, pero nada que ver con los impulsos. Probablemente nos diese una satisfacción similar otra táctica tan extrema de dominio. No tiene, sin embargo, nada que ver con el sexo. Es como ser jefe (o empleado) por un día, o algo así, pero nada de sexo ni pulsiones. El discurso acerca del sexo no revelaría nada

las palabras de Nietzsche desvaneciendo el amor

enero 24, 2009

"Es inútil -escribe- imaginar que uno se enamore por una
correspondencia espiritual o intelectual; el amor es el incendio de
dos almas empeñadas en crecer y manifestarse independienteemente. Es
como si algo explotara sin ruido en cada una de ellas. Deslumbrado e
inquieto, el amante examina su experiencia o la de su amada; la
gratitud de ésta, proyectándose erróneamente hacia un donante, crea
la ilusión de que está en comunión con el amante, pero es falso. El
objeto amado no es sino aquel que ha compartido simultáneamente una
experiencia, a la manera de Narciso; y el deseo de estar junto al
objeto amado no responde al anhelo de poseerlo, sino al de que dos
experiencias se comparen mutuamente, como imágenes en espejos
diferentes. Todo ello puede preceder a la primera mirada, al primer
beso o contacto; precede a la ambición, al orgullo y a la envidia;
precede a las primeras declaraciones que marcan el instante de la
crisis, porque a partir de allí el amor degenera en costumbre,
posesión, y regresa a la soledad</i> ¡Cuán característico como
descripción del don mágico, y qué falta de sentido del humor! ¡Y a la
vez tan cierto… tan de Justine!

FONDO DE SACO: La legitimación del discurso

enero 24, 2009
Hay ciertas experiencias que legitiman producir discurso. Uno cumple con los requisitos y puede hablar imponiendo sus palabras. Un caso fuerte es un gol en el futbol: marcan y puede gritar y apabullar al rival. El gol otorga libertad de producción y sumisión de los otros a esa linea legitimada. 
Lo mismo ocurre a la salida de un examen, a la salida de un partido de futbol. El resultado legitima para apabular con la alegría o para estar triste. 
Las mujeres también son un caso. Si un hombre sale y se liga a una chica, puede callar las voces de los otros. Está legitimado para imponer su discurso sobre los otros que no consiguieron la mujer. La idea es que se regula el dominio mediante prácticas previas al discurso.
Otro caso reciente es la jura de gobierno de Obama. Verter ese discurso sobre todas las orejas del mundo está legitimado por un proceso anterior. Hay prácticas que velan por el alcance del discurso. Sólo superando ciertos requisitos es aceptable someter al otro. Otro caso son los profesores. Su posición les legitima para que te taladren la cabeza (como una madre) sin posibilidad de contestación (como un padre). Pero no hay un sometimiento puro al discurso, un enfrentamiento solo en la palabra. Cuando esto ocurre, cuando uno habla sin estar avalado, reconocerá la cara de incomodidad en el interlocutor. Una mueca de dolor y desagrado lo toma. Ha sido tomado por sorpresa. Si no hay credencial, no hay derecho a hablar. Pero, estamos obligados a hablar. No debería ser un derecho a ganar el hablar, y sin embargo, lo es.
La conclusión es: el habla, el discurso está ferreamente controlado por diversas prácticas que establecen los límites de persuasión. No se puede persuadir en una clase, pero si por la noche. (aunque esto es relativo). La cuestión es: ¿nos atrevemos a enfrentarnos con el habla directamente? ¿qué pasa si prescindimos de la normalización del habla? Podemos acabar entonces en el diván para comprobarlo.

despertar III

enero 19, 2009

por supuesto, en el sueño, se está sólo. Pero al estar continuamente
satisfecho, esta soledad es llevadera. En cambio la soledad del
guerrero es otra. SObre todo cuando no tiene alguien con quien
pelear. Entonces, me parece que debe seguir un hábito casi monástico
de perfeccionamiento y preparación para la batalla.

despertar II

enero 19, 2009

el paso del sueño a la palabra es una renunciar a lo que uno quiere a
cambio de herir impunemente a los demás. En el sueño uno tiene lo que
quiere, pero al despertar, uno no consigue lo que quiere. Lo que gana
a cambio, es la posibilidad de herir a los otros simbólicamente.
Se pasa de tener todo lo que uno quiere a no tenerlo pero poder
luchar para conseguirlo. ¿por qué despertar? La cuestión importante
es no sentirse ni miserable por no tener lo que uno quiere, ni
culpable por herir a los demás.

despertar

enero 19, 2009

paso de soñar, que es conocer y estar en contacto con la voluntad, a
hablar, que es dominar. Al perder todo contenido, el signo
lingüístico se convierte en un surco que inscribimos en el otro para
dominarle. Y eso me causa culpa. Para despertar hay que estar
preparado a dominar a diestro y siniestro. Eso es andar por la calle.
Y a mi me genera algo de culpa. Pero tampoco hay mucho que
lamentarse. Todos estamos en la palabra y no hay más alternativa. Así
pues, todos tenemos que dominarnos unos a otros. no hay más
alternativa. Y sin embargo, cuando estoy en la cama soñando, esto no
ocurre, esta obligación no existe. La salida del sueño es la salida
de cierto paraiso y la entrada en la guerra. Lo único es que hay que
aprender a disfrutar de la guerra.

la unidad de la imagen onírica

enero 18, 2009

El vigor del contenido del sueño, que se pierde en cuanto despertamos
y entramos en la palabra (esto sólo se puede entender al despertar de
un sueño) ser recupera, por ejemplo en el ejercicio físico. Pero
entonces es un vigor ciego, que no está dirigido hacia ninguna parte.
Mientras que en la imagen ese vigor tiene una unidad, cuando uno es
impulsivo o hace un gran esfuerzo físico, siente esa fuerza, pero
descontrolada, esto es, uno siente como es desbordado por ella. No la
puede sentir ya bajo ninguna forma.

el sueño y las palabras

enero 18, 2009

En el sueño uno piensa con imágenes. Algo así como una experiencia
inmediata de la voluntad; como en la música. Cuando uno se despierta,
tiene que abandonarlas. Se queda con una forma tenue de ellas, pero
sin su contenido. Se queda con algo así como la superficie de la
imagen. La palabra tiene una parte de la imagen, pero no capta la
sensación que esta produce.
Al entrar en la palabra, uno tiene que dejar algo de sí, tiene que
renunciar a cierta comprensión para quedarse en la superficie.
Y en esta extrañeza respecto de sí mismo, debe tratar con los demás.

amor y significado

enero 11, 2009

No se puede escribir de lo que se ama, porque en esos temas uno se
expone a la significación de las palabras que usa otro. Un objeto de
amor no es más que un compejo de significación, signos cuyas
referencias están determinadas de una manera específica. Uno vive con
un sistema propio más a o menos común con el de la gente del entorno,
pero cuando escribe de algo que ama, entonces adopta las referencias
del otro. Amar es aceptar la forma de significar del otro. Y cuando
uno acepta entrar en ese espacio distinto de uno mismo, está perdido:
se encuentra intentando usar herramientas que sirvieron para
construir, digamos un coche, para construir lo que uno pretende
construir, que puede ser, por ejemplo, un jardín. Y así intenta
cumplir su fin con herramientas que no están pensadas para ello.