Posts Tagged ‘Retórica’

El Fedón: la realidad de lo dominante

octubre 7, 2009

La pregunta por el motivo que nos lleva a juntarnos puede desplazarse a otra, ¿qué ocurre cuando nos juntamos?. Aquí quizás sea inetivable aludir a la aparición de un orden. Cuando nos juntamos la coordinación o descordinación es el resultado de ordenes que logran extenderse al grupo o que por lo contrario, no logran hacerlo. Desde esta perspectiva, cabe preguntarse por lo que ocurre en el diálogo platónico dle Fedón. ¿Qué ocurre la última tarde de la vida de Sócrates? (more…)

La retórica de la pulsión

septiembre 5, 2009

Un primer acercamiento a la noción de pulsión puede hacerse, y este ha sido mi caso, desde disciplinas como el psicoanálisis cuyas raices pueden buscarse en la Voluntad de Schopenhauer. En tal caso se reserva en el sujeto un espacio desconocido al cual la conciencia no puede acceder; es el inconsciente y de él nada podemos comprender. Los mecanismos de la conciencia simplemente no funcionan en este ámbito. Los impulsos son entonces las fuerzas incognoscibles que laten en este miasma.

Este tipo de análisis explica por ejemplo lo que le pasa a alguien con quien nos cruzamos por la calle. Su mirada se cruza con nosotros y nos observa. Esta mirada sexual está motivada por fuerzas inconscientes que llamamos pulsiones. Como una parte del habla es consciente, cuando alguien nos mira de esta forma podemos decir que no tiene habla, o que tiene un habla inconsciente. Freud dice que la pulsión es muda. Desde el inconsciente uno no se puede entender fácilmente con quien está consciente. Si ese con el que nos hemos cruzado hablase, hablaría más bien como Nacho Vidal en una de sus películas. No es que no tenga habla, sino que su habla es algo particular y, sobre todo, incompatible con determinadas lógicas conscientes. Quizás hablar asi sea como contar chistes en un funeral. (more…)

Arte como literatura

septiembre 5, 2009

Tom Wolfe: “Palabra pintada”

Oscar Wilde: “El crítico como artista”

Susan Sontag: “Contra la interpretación”
Pone en cuestión la capacidad de la crítica para llegar a la comprensión de la obra. En lugar de hermeneútica necesitamos una erótica del arte. (more…)

La dificil entrega de un reportero.

agosto 27, 2009

Esto hay que ponerlo a la cola para ser analizado. ¿Cual es aquí el orden del discurso? ¿Cómo habla el reportero y por qué saludan a la cámara los otros? Pero sobre todo, ¿de dónde el ánimo de destruir el discurso del reportero?, ¿por qué resulta tan molesto o tan sugerente para cortarlo? Por último, hay que prestar atención a la presentadora que en ningún momento deja de estar presente para nosotros y que nunca es vista por los que rodean al reportedo. A lo mejor la ira del público, su exaltación, viene de estar libre de la voz de esa presentadora que controla, a la que se entrega, el reportero.

La cortina en la pintura

agosto 25, 2009

Ingre,_Grande_Odalisque
Manet,_Edouard_-_Olympia,_1863
Con la misma forma que la ironía vela el objeto, la cortina lo oculta y lo sugiere. La cortina es al arte lo que ciertas figuras retóricas son a la literetura. Estas figuras, tanto en un campo como en otro dan forma a nuestro deseo. Cuando el objeto es ocultado a la vez que sigue siendo sugerido, eso se llama deseo. Lo saben perféctamente los diseñadores, que de esta manera, vuelven a ser literatos. El mérito de la escritura y de estas otras disciplinas es haber extroyectado la forma del deseo y haberla agrupado en figuras retóricas. Lo mismo podemos decir de la cortina: es una estructura de nuestro deseo. Quines la pintan probablemente supieran del mecanismo: se oculta y se sugiere al mismo tiempo.

Retórica y deseo

agosto 24, 2009

Sí hablas con ironía tú objeto de deseo toma cierta forma (puede ser, por ejemplo, cierto deprecio); sí eres cómico, puede que pierda intensidad; xa el serio quizás la desesperación crezca en su interior hasta obligarle a cierto estoicismo. La clave es que el lenguaje determina el objeto, el deseo. De ahí se puede ir hasta otro lugar: el deseo tiene estructura lingüística. Y esto, ¿no es lo mismo que decir que el inconsciente está estructurado como un lenguaje?

El género

agosto 23, 2009

He escuchado a muchas personas quejarse del machismo porque este lenguaje las borra (por ejemplo: el orgasmo femenino no existe) y las desprecia. Pero el ataque nunca se dirige al tipo de lenguaje empleado sino a los actos machistas que hay detrás. Puede que exista la violencia de género, pero alguien hay otra molestia que no se dirige a estos actos sino al propio lenguaje de los machistas. El problema puede analizarse en términos literarios: ¿qué tipo de expresiones construyen esta visión machista del mundo?. Entonces descubrimos un tipo particular de retórica, en cierta manera, estamos analizando estas expresiones como si fueran una obra escrita. ¿Qué estilo literario tiene entonces el machista? De aquí podemos lanzarnos a decir que el género es una cuestión de estilo (de género literario, de retórica) y podemos incluso dejar la idea pendiente de ser extendida a muchos otros lugares. (more…)

Alegoría, símbolo y metáfora

agosto 16, 2009

Yeats
Estudios sobre el simbolismo
Editorial Langre, Bilingüe
In his 1901 essay “Magic”, Yeats writes, “I cannot now think symbols less than the greatest of all powers whether they are used consciously by the masters of magic, or half unconsciously by their successors, the poet, the musician and the artist”
más aquí

ALEGORIA: TEORIA DE UN MODO SIMBOLICO
de FLETCHER, ANGUS (more…)

La mentira

agosto 16, 2009

Oscar Wilde – La decadencia de la mentira
Editorial Langre, bilingüe

Shakespeare – Antonio y Cleopatra

Diderot, La paradoja del comediante
Editorial Langre, bilingüe

Uno mismo y el relato

agosto 9, 2009

¿Que devuelve a uno a sí mismo (sea esto lo que sea)? Sin duda ponerse a hablar. Prueba lo siguiente con tu interlocutor: -Háblame de, digamos, Madrid, durante 5 minutos. Dime lo que quieras, yo te escucho.

En este gesto tan simple que hace a uno reconocerse con sus palabras está uno mismo. Por supuesto la música y otras cosas no hacen sino desmontar el resultado de esta práctica. Siempre, claro, se puede elegir.

Hablar en un polvo

junio 12, 2009

Dos personas follando usan el lenguaje con una soltura increible. Las palabras son reacciones a lo que atraviesa el cuerpo. Así, se convierten casi en onomatopellas. Lo que resulta dificil de hablar con dos que acaban de follar es que su interpretación del mundo es dificilmente superable. Juegan con una soltura al hablar que es como un futbolista en su día de gloria. Suelto rápido y libre. Contra eso no hay nada que hacer. El lenguaje común se muestra tosco, bruto y poco sutil, incapaz de manejar los sentimientos y los recovecos de placer con la misma soltura. Por eso a los que follan se les increpa: ante todo se trata de no permitirles hablar. Si son escuchados mostrarían lo ridículo que tiene el uso de la palabra, el corsé en el que nos metemos… y en el que permanecemos. Como insiste Nietzsche, la música y la juerga son salidas a estos esquemas rígidos. Por supuesto hay muchas salidas. Lo importante es señalar que hay salidas. No todo es lenguaje. Dos amantes dan una pista de que hay algo ahí fuera, y que cuando estamos dentro de las palabras, cabe soñar con un afuera. Eso aunque las propias palabras sugieran ese afuera al mismo tiempo que lo tapan. Es la trampa en la que se vive cuando se habla.

Sin política

junio 12, 2009

Nos podemos imaginar la educación autoritaria de un niño. En relación al lenguaje no hay otra cosa que obedecer que la palabra del padre, más exáctamente el sentido que éste les da. Esto puede ser autoritario, y no político en un sentido no dictatorial (es decir, plural) si sólo hay una interpretación a las palabras y esa es la dada por el padre.

El jóven puede aprender así que las palabras tienen la interpretación que les da el poderoso. El problema a este poder surge cuando uno sigue la interpretación oficial pero no cree en ella. You can hit me all you want, but i don´t love you any more… dice Luo Reed; el rebelde puede seguir la interpretación pero creer secretamente en otras. Que haya una interpretación única es tarea del padre, creer en ella es el camino del infante, albergar otras es la tarea del adulto.

pulsión, palabra y afterhours

abril 27, 2009

Siempre me refiero al hombre que vive la pulsión como aquel con una mirada perdida que se cruza con la nuestra en mitad de una discoteca sin que medie palabra alguna. Pues bien, nunca he entendido muy bien por qué esa mirada en la discoteca. (more…)

quiero poder (dicho con palabras)

abril 23, 2009

Me pregunta un amigo, -¿tienes algún problema con ponerle nombre a las cosas?-. Me quedo un poco asombrado porque es cierto que hay a ciertas cosas a las que me cuesta un poco ponerles nombres; deseos, anhelos y cosas así. Con lo demás no tengo demasiado problema. Eso es, tengo problema con poner nombres a lo que quiero, pero, ¿no es eso confesar? (more…)

La retórica y la iniciación política

abril 22, 2009

En la conversación, utilizar la retórica pasa por aprender a pedir las cosas. Cuando se es un niño, se aprenden las fórmulas simples que consisten en decir -yo quiero eso-. Son confesiones y mandatos tiránicos que no pueden ser rebatidos y que solo admiten ser o no ser satisfechos. El adulto, sin embargo, debe aprender fórmulas en las que el otro pueda participar, de manera que el resultado dependa de una negociación. El aprendizaje de la retórica permite la salida de la tiranía por inclusión en un orden político.

Eyes Wide Shut o la decadencia del lenguaje representativo

abril 22, 2009

Ya lo he dicho, el lenguaje que intenta representar las cosas es una forma aburrida de hablar. Puede ser interesante en tanto que, por ejemplo, signifique que estás robando palabras a alguien que se deja robar. Una chica, por ejemplo, que sabe que no debería estar hablando y sin embargo, se permite la discreta travesura de escuchar de quien no debiera las palabras que dice. Pero en este caso, lo que se dice no importa por las cosas a las que refiere sino por el simple hecho de escuchar (daría lo mismo que estuviese recitando la Constitución). Los estados de cosas son lo más aburrido que hay (a no ser que te interesen esas cosas, en cuyo caso no atiendes al interlocutor sino a lo que cuenta), y así, cuando alguien pregunta, “¿Somos amigos o somos algo más?”, puedes irte preparando para el final. (more…)

Sobre la afección y su ocultamiento

abril 20, 2009

Ya ha dejado de sorprenderme lo capaz que soy de ocultar lo que me afecta, y no sólo me refiero a lo molesto sino lo que me agrada. Hace tiempo leí de pasada algo sobre los neuróticos que decía que prefieren gozar poco antes que gozar. Pués bien, hay una técnica muy interesante para evitar ser afectado por algo, o para ser más exacto, ser seducido por algo, se trata de la representación de estados de cosas, o, en otras palabras, de referir a las cosas. Una estrategia tan simple como esto, es decir, el simple nombrar, es capaz de librar a uno (a un precio) de lo que le afecta. (more…)

Significado y amor

abril 20, 2009

Uno cuando cree que está enamorado de otro o cuando alguien está enamorado de uno, ocurre algo con los significados: el enamorado acepta todo el sistema de referencias de su amante. Así, aceptaría llamar víctimas colaterales a los asesinados si así lo viera el amante, o aceptaría que la relación que el amante tiene con una tercera persona no es una relación amorosa si el amante se lo dice así. En el amor se acepta incondicionalmente el sistema de significación del otro. (more…)

El reto de la palabra

abril 19, 2009

Como dice E. Lynch en su ensayo, Dioniso dormido sobre un tigre, el reto de la palabra es la persuasión; pero no sólo para convencer al otro, sino también para aceptar las palabras del otro. Conocer, en relación a la palabra se convierte en un juego de persuasiones y dominios, y ya se sabe, lo que opera respecto a la seducción: entregarse es malo pero resistirse es peor. Si aceptamos la palabra como lugar común estos juegos de persuasión se convierten en la norma de la conducta. Las salidas de la conversación no valen; una retirada no es una victoria a tiempo sino un retroceso. Aquí si hay progreso y es el de jugar a las palabras; consiste en aceptar seguir lo que lo que estas nos mandan. (more…)

Mujer y trascendencia

abril 18, 2009

Si uno opta por el modelo musical del lenguaje que deja algo pulsional fuera del lenguaje, entonces, quizás haya que preocuparse más por la pulsión que por las palabras (more…)

Confesión y estados de cosas

abril 18, 2009

Me llega un mensaje en medio de la noche justo después de dejar un bar de camino ya hacia mi casa: -Sólo saber… somos solamente amigos?-. Esperaba poder contestar con alguna evasión, pero después opté por utilizar el lenguaje para decir lo que éramos. El problema es que decir lo que se es obliga a obviar que efectivamente es algo que se dice. Esto es, cuando ella y yo hablamos lo hacemos dentro de un esquema más o menos seductor, tratando de distraer al otro. Así hay giros y giros, metáforas, susticiones, giros temporales, etc. Todo introduce una pizca de malentendidos, de confusión, y así pasan los días. (more…)

¿Hay catarsis en la conferencia?

abril 18, 2009

La conferencia puede verse como un dispositivo parecido al teatro donde al conferenciante inviste con el poder de decir palabras que los oyentes no podrán negarse a escuchar. (more…)

La conferencia y la representación

abril 18, 2009

A menudo los conferenciantes hablan de cosas, informan sobre el estado de las cosas. Parece que sus palabras son como un mapa del tiempo informando sobre el clima de las distintas regiones. Pero incluso el mapa del tiempo es acompañado por alguien que nos lo cuenta en los propios informativos. Los que se atienden más que al estado de las cosas se olvidan de que están contando. Son personas que se han olvidado de que hablan. (more…)

La conferencia y la comunidad

abril 18, 2009

Hay conferenciantes más compulsivos y hay otros que parecen siempre mucho más conscientes de lo que dicen, como si siempre estuvieran guardándose algo para ellos. Conozco a algunos que siguen la primera estrategia: son los que se entusiasman y empiezan a hilar ideas una detrás de otras, un auténtico chupón del fútbol subido a la mesa de conferencias. Es la inspiración, son tocados y arrebatados comienzan una sucesión de figuras, de relaciones que termina por arrebatar al espectador. Esto sólo es agradable cuando hay talento, entonces, lo más agradable es dejarles hablar. (more…)

En el principio, la confesión

febrero 19, 2009

El primer texto con ánimo de tratar cuestiones personales: La confesión como experiencia estética del fracaso. Espoleado por el ánimo de terminar con el vicio de la confesión me lancé a Foucualt (Historia de la sexualidad I), San Agustin (Confesiones) y María Zambrano (La confesión como género literario) para descubrir en qué consistía la práctica de la confesión (¿por qué confesamos? ¿qué nos pasa cuando confesamos?). El final es algo abrupto, pero es una buena introducción para todas las preocupaciones posteriores relacionadas con la filosofía del lenguaje en Nietzsche a raiz de la lectura de E. Lynch Dioniso dormido sobre un tigre. A partir de Nietzsche es posible una comprensión retórica del lenguaje. Foucualt retomará esta propuesta y analizando las formas jurídicas según estrategias retóricas del lenguaje, propone mecanismos de constitución del sujeto y de las prácticas del saber.
(more…)

tartamudos

febrero 12, 2009

Los tartamudos hacen signos en los que no termina de emerger el sentido.son signos de la voluntad misma.
Y esos signos no son aún morales.no tienen mi sentido y por tanto tampoco son morales mientras no terminan de pronunciarse.sólo entonces emerge la moral y todo eso.
Por eso de pequeño sentía vergüenza al escuchar a los tartamudos.son inmorales.escapan a la ley de papá

las palabras y la espada

febrero 8, 2009

Las palabras son como una espada en el cuarto de estar. El filósofo
se regodea en la contemplación de esta herramiento, la cuida, la
admira, la odia, etc. Sin embargo, cuando sale al campo de batalla y
contempla el uso que dan a esa arma, la idea para la cual fue
concebida se espanta. El filósofo prentende separar la espada de la
batalla para la cual fue concebida. Toma el arma como algo
decorativo, util para el ensimismamiento. El desagrado que siente
cuando es obligado a salir de tal ensoñación para defender su propia
vida es el momento a partir del cual Nietzsche pretende desvelar el
proceso que llevó a la invención de la espada; no fue contemplación y
ensimismamiento sino odio, violencia y dolor.

¿qué es follar?

enero 28, 2009

Si el lenguaje sigue el modelo que presenta Nietzsche en El nacimiento de la tragedia, es decir, si los conceptos no tienen ninguna referencia y de las pulsiones no hay noticia, ¿por qué me enfado cuando no consigo follar? Podemos preguntarnos, ¿qué es follar? Desde luego no podríamos vincularlo a ninguna pulsión ni a ningun desenfreno sexual. En una mera táctica de dominación, pero nada que ver con los impulsos. Probablemente nos diese una satisfacción similar otra táctica tan extrema de dominio. No tiene, sin embargo, nada que ver con el sexo. Es como ser jefe (o empleado) por un día, o algo así, pero nada de sexo ni pulsiones. El discurso acerca del sexo no revelaría nada

FONDO DE SACO: La legitimación del discurso

enero 24, 2009
Hay ciertas experiencias que legitiman producir discurso. Uno cumple con los requisitos y puede hablar imponiendo sus palabras. Un caso fuerte es un gol en el futbol: marcan y puede gritar y apabullar al rival. El gol otorga libertad de producción y sumisión de los otros a esa linea legitimada. 
Lo mismo ocurre a la salida de un examen, a la salida de un partido de futbol. El resultado legitima para apabular con la alegría o para estar triste. 
Las mujeres también son un caso. Si un hombre sale y se liga a una chica, puede callar las voces de los otros. Está legitimado para imponer su discurso sobre los otros que no consiguieron la mujer. La idea es que se regula el dominio mediante prácticas previas al discurso.
Otro caso reciente es la jura de gobierno de Obama. Verter ese discurso sobre todas las orejas del mundo está legitimado por un proceso anterior. Hay prácticas que velan por el alcance del discurso. Sólo superando ciertos requisitos es aceptable someter al otro. Otro caso son los profesores. Su posición les legitima para que te taladren la cabeza (como una madre) sin posibilidad de contestación (como un padre). Pero no hay un sometimiento puro al discurso, un enfrentamiento solo en la palabra. Cuando esto ocurre, cuando uno habla sin estar avalado, reconocerá la cara de incomodidad en el interlocutor. Una mueca de dolor y desagrado lo toma. Ha sido tomado por sorpresa. Si no hay credencial, no hay derecho a hablar. Pero, estamos obligados a hablar. No debería ser un derecho a ganar el hablar, y sin embargo, lo es.
La conclusión es: el habla, el discurso está ferreamente controlado por diversas prácticas que establecen los límites de persuasión. No se puede persuadir en una clase, pero si por la noche. (aunque esto es relativo). La cuestión es: ¿nos atrevemos a enfrentarnos con el habla directamente? ¿qué pasa si prescindimos de la normalización del habla? Podemos acabar entonces en el diván para comprobarlo.

amor y significado

enero 11, 2009

No se puede escribir de lo que se ama, porque en esos temas uno se
expone a la significación de las palabras que usa otro. Un objeto de
amor no es más que un compejo de significación, signos cuyas
referencias están determinadas de una manera específica. Uno vive con
un sistema propio más a o menos común con el de la gente del entorno,
pero cuando escribe de algo que ama, entonces adopta las referencias
del otro. Amar es aceptar la forma de significar del otro. Y cuando
uno acepta entrar en ese espacio distinto de uno mismo, está perdido:
se encuentra intentando usar herramientas que sirvieron para
construir, digamos un coche, para construir lo que uno pretende
construir, que puede ser, por ejemplo, un jardín. Y así intenta
cumplir su fin con herramientas que no están pensadas para ello.

El arma que te di pronto la usaste

diciembre 13, 2008

El arma que te di pronto la usaste

para herirme a traición y sangre fría.
Hoy te reclamo el arma, otra vez mía,
y el corazón en el que la clavaste.

Si en tu poder y fuerza confiaste,

de ahora en adelante desconfía:
era mi amor el que te permitía
triunfar en la batalla en que triunfaste.

Aunque aún mane la sangre del costado

donde melló su filo tu imprudencia,
ya el tiempo terminó de tu reinado.

Hecho a los gestos de la violencia,

con tu mala costumbre ten cuidado;
tú sólo no te hieras en mi ausencia.


Antonio Gala

Porno y amor: la inversión del signo

noviembre 23, 2008

El otro sábado estoy en un bar y en la barra veo a un chico y una chica. Debería haber sido un concierto muy bueno para que no hubiera prestado atención a la chica, pero el concierto no me gustaba. La chica, por el contrario era … Estaba con un chico, y los dos parecían intentar comportarse como pensaban que el otro quería que se comportaran. Así eran capaces de mostrar su sonrisa más agradable mientras veían una mierda de concierto. Parecían esforzados en no reflejar ningún tipo de desagrado. Sin duda esto funcionaba entre ellos dos, pues desde fuera, era evidente que los dos retenían todo un torrente que los atravesaba. Debían de desearse y lo mostraban como una atención por hacer que el otro estuviera cómodo. No se preocupaban de sí mismos sino del otro. La escena era bonita. Me recuerda a Lawrence Durrell: “la timidez que acompaña a las Grande Emociones imperféctamente mantenidas bajo control” (Mountolive). Pues bien, esta pareja tenía alguna timidez, alguna duda de que lo que hacían estuviera gustando al otro, y lo hacían con todo el empeño, intentando disimular todo esfuerzo. No era yo el único que se había fijado en la escena, mi mesa entera resultó estar pendientes de ellos hasta que se fueron.

La cuestión es: ¿qué papeles trataban de interpretar estos dos? Cada uno hacía se reservaba de satisfacer cualquier deseo propio y atendían, como tratando de adelantarse a los deseos del otro. Cada uno mostraba entonces un semblante que no se satisfacía a sí mismo con nada. Tanta renuncia no puede pasar disimulada. Pero, ¿por qué pensaban que este comportamiento tan estoico, tan contenido iba a gustar al otro? Cuando lo cierto es que seguramente fuera así, y más aún, la chica me estaba haciendo incluso olvidarme de cualquier cuestión mía, de encontrar ningún tipo de satisfacción, lo tenía todo con sólo mirarla. Por qué esta renuncia resulta tan atractiva; a veces, sin embargo, resulta también muy atractivo quien se satisface a diestro y siniestro no atendiendo en nada a uno. Por qué es entonces tan agradable esta renuncia. Pues bien, lo que pensé el otro día, es que cada uno, pudiendo satisfacer sus pulsiones, elegía sin embargo actuar una imagen, ¿cual? Yo pienso que la de su padre o madre. Cada uno disfrutaba por tanto mostrándose ante el otro como las figuras que han conocido, como su padre y su madre. Ambas son modelos de renuncia: uno y otro se convierten en signos de un signo sin referencia (se hacen signos de sus padres que son a su vez renuncia, esto es, signos de signos que no tienen referencia, pues no se satisfacen con nada: sólo se dedican a satisfacer al otro). Estos signos de los padres renunciantes no son sino signos de una finalidad sin fin. Es decir, siguiendo a Frege, todo sentido, nada de referencia. Quien representa para alguien este modelo hace al otro dichoso (si es que no odia tal actitud en uno)

Cambiando de banda, hay otro momento bien distinto, o no, donde una pareja vuelve a interpretar cada uno un personaje. En una película porno, los actores se lanzan mecánicamente pero tambien voraces sobre partes del otro encontrando gran satisfacción en la representación. Es un papel, pero parece que la satisfacción me llega a mí por entero. De nuevo tenemos a dos cumpliendo con el mejor papel cada uno para el otro. Ambos se refieren a las partes del otro que lo constituyen como mujer o como hombre (o como lo que sea que están interpretanto). Es probable que en un contexto donde se manejen otros partes del cuerpo como deseadas, cada uno interpretase la misma pasión hacia estos nuevos puntos. De nuevo son dos personas interpretando. En el caso anterior uno y otro son simbolos de sus padres, les imitan. ¿Qué encontramos aquí? Ambos son actores, pero ¿qué actuan? Sin duda lo que reporte al otro una cierta identidad, un cierto rol. Uno y otro son dadores de identidad. Si los enamorados mostraban a su pareja ser símbolos de sus padres, los actores porno hacen lo inverso: se satisfacen a sí mismo no para que el otro disfrute, sino para que tenga una identidad. Si en el amor hay sacrificio, esto es identidad, (en forma de papel interpretado, de identidad que uno representa, esto es de renuncia) para dar satisfacción, en el porno hay autosatisfacción para dar al otro identidad. Es exáctamente lo inverso.