Posts Tagged ‘Apolineo-dionisiaco’

El Fedón: la realidad de lo dominante

octubre 7, 2009

La pregunta por el motivo que nos lleva a juntarnos puede desplazarse a otra, ¿qué ocurre cuando nos juntamos?. Aquí quizás sea inetivable aludir a la aparición de un orden. Cuando nos juntamos la coordinación o descordinación es el resultado de ordenes que logran extenderse al grupo o que por lo contrario, no logran hacerlo. Desde esta perspectiva, cabe preguntarse por lo que ocurre en el diálogo platónico dle Fedón. ¿Qué ocurre la última tarde de la vida de Sócrates? (more…)

El impulso y el egoista

agosto 25, 2009

Se puede decir, como Nietzsche en El nacimiento de la tragedia, que el impulso tiene una naturaleza no lingüística, algo así como una fuerza que te atraviesa y que uno no puede controlar. Entonces podemos identificarlo con un hacer inetivable del que uno no es consciente. Pero hay otra aproximación, consiste en decir que es el ánimo de hacer las cosas sin el consenso del otro, es decir, a la manera de un tirano o un niño pequeño. El impulsivo es el que no tolera ni cuenta con el otro. No se trata entonces de ninguna fuerza inconsciente que atraviese a uno sino de un momento en el cual uno quiere hacer las cosas a su manera, como le viene en gana, sin importarle ni considerar al otro. (more…)

Nietzsche: el hombre conceptual

agosto 25, 2009

Con el concepto se deja de sentir pero se gana en control, no sólo de uno mismo sino también de los otros. Se produce un vacío de sentimientos, por ejemplo, de los impulsos que te llevan a correr de un lado para otro con prisas.

La cortina en la pintura

agosto 25, 2009

Ingre,_Grande_Odalisque
Manet,_Edouard_-_Olympia,_1863
Con la misma forma que la ironía vela el objeto, la cortina lo oculta y lo sugiere. La cortina es al arte lo que ciertas figuras retóricas son a la literetura. Estas figuras, tanto en un campo como en otro dan forma a nuestro deseo. Cuando el objeto es ocultado a la vez que sigue siendo sugerido, eso se llama deseo. Lo saben perféctamente los diseñadores, que de esta manera, vuelven a ser literatos. El mérito de la escritura y de estas otras disciplinas es haber extroyectado la forma del deseo y haberla agrupado en figuras retóricas. Lo mismo podemos decir de la cortina: es una estructura de nuestro deseo. Quines la pintan probablemente supieran del mecanismo: se oculta y se sugiere al mismo tiempo.

Nietzsche: ¿Es lo dionisiaco una ilusión apolinea?

julio 21, 2009

EL problema general al que apunta la pregunta es la existencia de cosas/impulsos anteriores al lenguaje. Es decir, ¿qué viene antes, las palabras o las cosas? EN el nacimiento de la trajedia, Nietzsche trata de evocar mediante el lenguaje la ilusión de algo anterior a él. Aunque puede pensarse que no consigue salir nunca de la carcel de las palabras, es posible reconocer un uso particular del lenguaje que este escrito muestra y un área de la experiencia que reconoce.

El problema en esta explicación reside en la cuestión de cómo dar cuenta de un uso privado del lenguaje (uno consigo mismo) desde un uso público del lenguaje, pues aquí se trata de comunicar lo que uno comparte consigo mismo, que es, de propio, incomunicable. (more…)

Nietzsche 2/3

julio 15, 2009

Por un lado está esa trampa del lenguaje: todas las sugerencias que Nietzsche hace a la música y la tragedia, así como la salida que en estas experiencias acontecen, ocurren dentro del lenguaje. Sin embargo, cuando uno se pone a bailar, ocurren dos cosas:
– Se rompe con la manera particular de crear significado. No se significa de manera social, esto es intersubjetiva, sino que el propio cuerpo se vuelve significativo. La música anima al cuerpo a significar dentro del habla entre personas. Las palabras emergen diréctamente sin necesidad de un otro.
-la otra cosa no la recuerdo

Cuando me desperté, las palabras todavía seguían allí

abril 27, 2009

Birlanga decía, el problema al despertarse no es qué hice anoche, sino, qué estoy haciendo ahora. Y es así, efectívamente. Despertarse es entrar en las palabras, mientras que uno cuando duerme o cuando sale de fiesta está entregado a una creación del mundo impulsiva o está excitado por la música. Por la mañana, sin embargo, uno tiene que entrar en la palabra. La sensación es parecida a esas rampas planas que hay en los aeropuertos que desplazan a uno más rápido por los pasillos, cuando llega al final tiene que volver a ese paso tan lento de las piernas.

pulsión, palabra y afterhours

abril 27, 2009

Siempre me refiero al hombre que vive la pulsión como aquel con una mirada perdida que se cruza con la nuestra en mitad de una discoteca sin que medie palabra alguna. Pues bien, nunca he entendido muy bien por qué esa mirada en la discoteca. (more…)

El reto de la palabra

abril 19, 2009

Como dice E. Lynch en su ensayo, Dioniso dormido sobre un tigre, el reto de la palabra es la persuasión; pero no sólo para convencer al otro, sino también para aceptar las palabras del otro. Conocer, en relación a la palabra se convierte en un juego de persuasiones y dominios, y ya se sabe, lo que opera respecto a la seducción: entregarse es malo pero resistirse es peor. Si aceptamos la palabra como lugar común estos juegos de persuasión se convierten en la norma de la conducta. Las salidas de la conversación no valen; una retirada no es una victoria a tiempo sino un retroceso. Aquí si hay progreso y es el de jugar a las palabras; consiste en aceptar seguir lo que lo que estas nos mandan. (more…)

Obama modelo de Zara

abril 5, 2009

La figura que vemos estática en un lugar cualquiera no desea y por eso no le atribuimos maldad alguna. Andando por las calles uno se cruza con carteles publicitarios y en algunos, los de Zara por ejemplo, los modelos son modelos de belleza, pero ¿por qué? Porque no desean. Están quietos mirando, pero esa mirada no remite a algo que esté detrás, a algún deseo que esa figura pudiera tener. La mirada a menudo remite a algo que hay detrás, a intenciones y anhelos de quien mira. ¿Qué hay detrás de estás figuras? Es dificil aceptarlo, pero no hay nada. Lo peor de todo es que son bellas por esa ausencia de deseo. (more…)

Nietzsche 2/3

febrero 20, 2009

La segunda entrega de la serie, Nietzsche y el más allá, explora la posibilidad de trascender el modelo apolineo-dionisiaco, presentado en El nacimiento de la tragedia, desde dos perspectivas distintas. El análisis presenta dos perspectivas que tratan de avanzar más allá de los límites del lenguaje, por un lado desde el signo y el lenguaje y por otro desde el cuerpo y la conciencia.
(more…)

Nietzsche 1/3

febrero 20, 2009

El primero de tres textos escritos con la premisa de ser personales. Nietzsche: El nacimiento de la tragedia y el olvido de sí. Comienza motivado por una experiencia incómoda a la que sigue un remedio. El desagrado es el que puede encontrar el alumno al someterse a la voluntad de los profesores en las aulas de enseñanza. Puede preguntarse uno entonces, ¿por qué me sientan tan mal las clases de la universidad?. Pero es posible descubrir otra experiencia que calma este malestar. Se trata de cierto conocimiento que tiene la forma de palabras. Es decir, ciertos recuerdos que al ser hechos presentes tranquilizan y calman los ánimos. La segunda pregunta es entonces, ¿cómo es posible esta calma según las palabras?
(more…)

Nietzsche como concepto

febrero 20, 2009

Una lectura de nietzsche sólo puede ser la primera.esa incomprensión,esa falta de sentido es la lectura aconceptual de nietzsche.después uno puede leer a nietzsche sin resfriappd:lo ha convertido en concepto lo ha memorizadm y ahora lo recuerda.lo ve venir y uno sabe ponerse a cubierto.después de la primera lectura uno está dispuesto a quitar intensidad a nietzsche.lo le de memoria.lo sepulta bajo el esquema de un concepto de forma que pueda vivir con él.

las palabras y la espada

febrero 8, 2009

Las palabras son como una espada en el cuarto de estar. El filósofo
se regodea en la contemplación de esta herramiento, la cuida, la
admira, la odia, etc. Sin embargo, cuando sale al campo de batalla y
contempla el uso que dan a esa arma, la idea para la cual fue
concebida se espanta. El filósofo prentende separar la espada de la
batalla para la cual fue concebida. Toma el arma como algo
decorativo, util para el ensimismamiento. El desagrado que siente
cuando es obligado a salir de tal ensoñación para defender su propia
vida es el momento a partir del cual Nietzsche pretende desvelar el
proceso que llevó a la invención de la espada; no fue contemplación y
ensimismamiento sino odio, violencia y dolor.

Aranzueque,lenguaje nietzsche

febrero 5, 2009

El paso del signo musical al signo retórico implica dejar de valorar en uno mismo cualquier rastro de sujeto independiente de los ajustes sociales.no hay nada que buscar,ninguna infancia a la que retornar,nada a lo que esperar.persuade y se persuadido.no hay nada más.
No hay ningún sujeto,nada mío ni que deba ser mío o deba buscar.
Tampoco tiene sentido quejarse,pues no hay nada propio.todo está por decidir.

nada está escrito

la unidad de la imagen onírica

enero 18, 2009

El vigor del contenido del sueño, que se pierde en cuanto despertamos
y entramos en la palabra (esto sólo se puede entender al despertar de
un sueño) ser recupera, por ejemplo en el ejercicio físico. Pero
entonces es un vigor ciego, que no está dirigido hacia ninguna parte.
Mientras que en la imagen ese vigor tiene una unidad, cuando uno es
impulsivo o hace un gran esfuerzo físico, siente esa fuerza, pero
descontrolada, esto es, uno siente como es desbordado por ella. No la
puede sentir ya bajo ninguna forma.