El futbol, las ideas y el esclavo

Nunca he sabido dar toquecitos con la pelota. Ahora sé como se hace. Uno tiene que tener una idea y con ella somete al balón. Se le hace hacer exáctamente lo que antes en tu idea ocurría. Haces al mundo representar los esquemas mentales que tienes. Hay una culpa en todo esto. Sin embargo, esto no es posible siempre. Para poder imponer una idea al mundo, no se puede ser un esclavo. El amo y el esclavo. No he leido a Hegel, pero seguro que se dio cuenta: El esclavo no puede hacer el mundo a semejanza de una idea. El amo arrebata al esclavo la capacidad de imponer ideas. El esclavo es justamente eso, al que le son impuestas las ideas sin el tener derecho a hacerlo. El jugador de futbol no puede ser un esclavo: tiene que dominar a la pelota. Y cuando uno no puede dominar el mundo según ideas, entonces actua pulsionalmente. La pulsión es la única forma de estar en el mundo para el esclavo.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: